Deportes
Viernes 24 de Julio de 2015

La Selección de handball clasificó a Río y jugará por el oro

El seleccionado nacional de balonmano masculino venció a Uruguay 20 a 12 y pasó a la final de los Juegos Panamericanos, al igual que la selección femenina. 

La Selección argentina de handball masculino, Los Gladiadores, emularon a sus pares femeninas y también estarán en los Juegos Olímpicos de Río 2016, después de vencer 20-12 a Uruguay y consagrarse finalista en los Panamericanos de Toronto 2015.
La Garra, la selección femenina de handball, había clasificado en la jornada del miércoles y la masculina quería imitarla.
Esta vez, en el Parque Panamericano de Toronto, Los Gladiadores vencieron a Uruguay 20-12 para asegurarse el pase a la final.
Además, se cumplió el primer gran objetivo: clasificar por segunda vez consecutiva a los Juegos Olímpicos, luego de la primera experiencia en Londres 2012, ya que Brasil, local en Río, será el otro protagonista de la definición por la medalla dorada en Toronto.
Con oficio, Los Gladiadores lograron revertir el mal comienzo. Pero hubo sufrimiento desde el arranque porque Uruguay se puso 6-2, jugados los primeros 22 minutos, mostrando roce en defensa (la luxación en dedo de mano derecha de Diego
Simonet fue una muestra) para contrarrestar el goleo albiceleste.
Recuperados con un parcial de 4-0, se pusieron 6-6 en 28. Pero Uruguay volvió a adelantarse 7-6 hasta irse 7-7 al entretiempo.
A los 11 del segundo, Argentina logró ponerse en ventaja por primera vez: 11-10, ventaja que empezó a administrar y estirar hasta ponerse 18-12 a falta de 6 minutos, lo que terminaba de sentenciar las esperanzas charrúas.
"No fue nuestro mejor partido, erramos demasiado y entramos al ritmo de ellos. Era el partido del Juego Olímpico y nos costó entrar, erramos muchísimo. Con el temple del equipo lo remontamos. Siempre tenemos un mal partido y fue acá", contó
Eduardo Gallardo, el entrenador albiceleste, a la agencia Noticias Argentinas.
Pensando en la final: "Los partidos ante Brasil siempre son diferentes, como un Boca-River. Ya lo estoy palpitando. Si bien el primer objetivo era clasificar a Río, queremos el oro", explicó, teniendo en cuenta que en el último choque fue 30-19 por la final del Panamericano de Canelones en 2014.
"Entramos relajados. Pensando más en la final que en la semifinal, por eso fue muy duro. En el entretiempo nos tiramos un balde de agua fría y jugamos como sabemos", asumió Pablo Simonet, el menor de los tres hermanos.
"El arquero de ellos se tapó todo. Pero fue un baño de realidad, siempre hay que jugar 100% y no lo hicimos. No la metíamos y hubo que ajustar", aseguró.
"En el segundo tiempo salimos a matar, a partir del viernes empezamos a pensar en Brasil", comentó Diego Simonet, figura del equipo, que tuvo que ver gran parte del partido desde afuera pero ya piensa en la lucha por la dorada.
"Se me subió el dedo. Me van a hacer estudios, pero contra Brasil juego como sea. Condicionado, sí, pero una final panamericana no se juega todos los días", concluyó.
 

Comentarios