País
Martes 07 de Julio de 2015

La singular historia del "Comisario WhatsApp"

Un comisario de la policía de Tierra del Fuego usa las redes sociales y la mensajería instantánea para combatir el delito en la ciudad de Río Grande.  

La ciudad fueguina de Río Grande es escenario de una singular historia: la del comisario Marcelo Guerrero, de 40 años, que al frente de la comisaría quinta se hizo conocido popularmente como "El Comisario WhatsApp".
El agente se ganó el apodo ya que utiliza las redes sociales y la mensajería instantánea para luchar contra la inseguridad en seis barrios de la ciudad, donde asegura que lleva más de cien días sin hechos delictivos.
"Nos hicimos cargo de la comisaría a mediados de enero. El 8 de marzo nos reunimos con los vecinos y recibimos todas las demandas vinculadas con una mayor presencia policial en la zona. Ahí mismo les planteamos la idea de comenzar a utilizar Facebook y WhatsApp. Y el 14 de marzo ya entraron en funcionamiento los primeros grupos", explicó el policía en diálogo con Télam.
"Al principio la idea de la comunicación les sonaba rara, pero después tomaron la iniciativa y los grupos virtuales fueron creciendo y diversificándose. El resultado fue que no sólo disminuyeron los delitos, sino también los problemas de convivencia entre vecinos, como la música alta o la ingesta abusiva de alcohol", evaluó Guerrero.
El comisario explicó que su dependencia maneja actualmente seis grupos de mensajería instantánea, uno por cada barrio, y de cien personas cada uno, aunque el número creciente de participantes los obligará pronto a sectorizar cada zona y crear nuevos grupos.
"El administrador de cada grupo de WhatsApp soy yo. Para ingresar pedimos la fotocopia del documento con el domicilio actualizado. Con ello verificamos que la persona no tenga antecedentes y resida en el barrio", precisó el policía.
Pero como la idea es evitar la burocracia, "la gente ni siquiera tiene que venir a la comisaría: con el mismo celular sacan una foto al documento y la mandan al grupo, hay un efectivo de guardia que recibe todas las comunicaciones. Y yo desde mi propio celular controlo las respuestas que se dan en cada caso", agregó.
Guerrero detalló que los vecinos postean desde fotos con autos mal estacionados hasta personas en actitud sospechosa o situaciones extrañas que merezcan ser investigadas", y crearon además un grupo cerrado de Facebook por cada barrio donde comparten información específica, muchas veces ajena a la seguridad, como el estado de los servicios, cortes de luz o calles en mal estado.
"La idea prendió tanto que tuvimos que dividir los grupos de seguridad con los de información, porque la gente necesitaba comunicar noticias y usaba el foro para múltiples propósitos", contó el uniformado.
La Jefatura de Policía de Tierra del Fuego está "analizando" el caso de Río Grande y, según fuentes gubernamentales, podría implementarlo también en otras jurisdicciones.
"La clave es la intervención de los propios vecinos, ellos se convirtieron en sus propios cuidadores; WhatsApp permite el ida y vuelta: nos piden que verifiquemos un auto sospechoso y lo hacemos. Subimos la foto al grupo y la gente contesta con emoticones de aplausos o aprobación. Todo en pocos minutos", aseguró Guerrero, el comisario al que también llaman "2.0".
"La gente está pegando calcomanías en las puertas de sus casas con la inscripción "Vivienda cuidada por WhatsApp". Cuando me enteré de eso dije: esto está funcionando", concluyó el comisario fueguino.

Comentarios