País
Lunes 02 de Febrero de 2015

La suba de precios en los combustibles provocó una baja en su consumo del 2,8% durante 2014

A pesar de una disminución de su valor a fines de año, a lo largo del mismo los incrementos superaron el 40% cuando la caída internacional del petróleo fue del 57%.

La venta de combustibles (naftas y gasoil) al consumidor final sufrió una baja interanual del 2,8%. Arrastrada por el menor consumo de gasoil en los surtidores del 7,2% y la nafta Premium del 2,9%. La contracara la ofreció el diesel Ultra (el combustible más barato de YPF, sin contar el GNC), con un desempeño positivo del 7,8%. El expendio de súper se mantuvo prácticamente sin variantes, según un informe de la secretaría de Energía dado a conocer por el sitio Surtidores.com.

Durante 2014 las estaciones de servicio sufrieron el impacto de la inflación. Los aumentos de precios de más del 40 por ciento en el año disminuyeron la demanda de naftas y gasoil por parte del público. Así fue  que la venta retrocedió 450 millones de litros respecto al año anterior.

El relevamiento oficial refleja que los primeros meses de 2014 aprovecharon el viento de cola del año anterior, pero a medida que los precios iban escalando, fue cayendo la afluencia de automovilistas a los surtidores. Un buen reflejo de este contexto puede advertirse en diciembre: los despachos de súper se derrumbaron 6,3% en comparación con lo sucedido el mismo mes de 2013.

El panorama para 2015 arrancó diferente. Por presión del ministerio de Economía, las petroleras aceptaron un rebaja del 5% en los precios de los surtidores a partir del 1 de enero de este año. A cambio, el gobierno bajó hasta un 20% algunos de los impuestos que se cobran en el litro de combustible y trabaja en un plan de subsidios a las empresas que mantengan o aumenten la producción con respecto a 2014.

Fuente: Surtidores.com

Comentarios