Sociales
Jueves 05 de Noviembre de 2015

La tendencia de divertirse en una boda falsa se instaló en Mendoza

El 28 de este mes se realizará en Mendoza la primera de estas fiestas, en las que los asistentes pagan para asistir a la simulación de casamiento. Los pormenores.

Por Julián Vinacour
vinacour.julián@diariouno.net.ar
Vos podés ser parte de “La fiesta más divertida del mundo”. ¿Sabés por qué? Porque el 28 desembarcará oficialmente en Mendoza la boda falsa.

Alrededor de 500 personas se reunirán en el salón de un hotel reconocido para sumergirse en la 13ª edición de este singular festejo que es tendencia en Buenos Aires, de donde es oriunda, y a nivel mundial, donde de a poco empieza a hacerse un lugar y así lo refleja nítidamente la versión que se “exportó” a Moscú.

La idea de pasar una noche de aquellas la tuvo un grupo de amigos de La Plata, Buenos Aires, al que en 2013 “se le prendió la lamparita” y organizó una fiesta que emulara un casamiento, a la que cualquiera pueda acceder mediante el pago de una entrada, como si fuera un boliche.

Lo pensado se puso en práctica, se expandió por múltiples ciudades del país superando con creces las expectativas y en unas semanas debutará en nuestra provincia.

Cada edición tiene una temática específica que funciona como leitmotiv de todo el evento.

Un grupo de actores simula las nupcias y en cada ocasión responde a un guión distinto, y luego de la representación –siempre un tanto alocada–, se disparan los festejos dentro de un público que se desconoce entre sí, pero que imposta un vínculo con el fin de aumentar la diversión.

En Mendoza, aún no está definido cuál será la temática, porque los organizadores están con la cabeza puesta en una boda ficticia que se hará este fin de semana en Capital Federal. “Una vez que terminemos con esto, vamos a definir los detalles que faltan en Mendoza para que todo salga increíble”, explicó Martín Acerbi, uno de los ideólogos.

Desde adentro

Las falsas bodas son un evento “exclusivo para aquellas personas que poseen el deseo de ir a un casamiento, vestirse de gala, asistir con amigos y disfrutar de la energía que se transmite en este tipo de eventos”, describen sus creadores.

A esta puesta en escena se le imprime un sello con los tradicionales rituales como la ceremonia, elegancia, ramo, baile y, por supuesto, barra libre, show y comida. Para eso, solamente se exige asistir de gala, ser mayor de 23 años e ingresar entre las 23 y las 24.

Pero uno de los condimentos más importantes que hacen a la impronta de esta fiesta es la teatralización de la ceremonia. Hubo guiones en los que los novios se pelearon frente al altar y terminaron casándose los testigos; otras, en los que la novia se dio a la fuga y dejó plantado al novio, y otra donde la pareja empezó a discutir, el hombre reveló en su orientación sexual y le terminó pidiendo la mano a un amigo. Cada una de estas escenas fue el disparador de las fiestas.

Como extra, el Capitán América es el recepcionista que abre las puertas del vehículo que acerca a la pareja hasta el salón de la fiesta.

►Quienes estén interesados en asistir, pueden consultar en www.falsaboda.com Las invitaciones no se retiran, se ingresa al salón con un código QR. Para hombres y mujeres. Quedan entradas sólo de $450.

Comentarios