Deportes
Jueves 12 de Mayo de 2016

La traba que haría renunciar a la dirigencia de Independiente

El Ministerio de Seguridad le aumentó el número de efectivos para recibir a Talleres y le prohibió habilitar el sector norte del Gargantini.

La derrota de Independiente Rivadavia ante Douglas Haig (4-0) en Pergamino del martes pasado hizo estallar la crisis institucional por la que atraviesa la Lepra.

Primero dejó como consecuencia la salida de Daniel Córdoba en la conducción técnica, y los dirigentes aún no encontraron su reemplazante teniendo en cuenta la cercanía para el partido ante Talleres de Córdoba y que luego quedarán tan solo cinco fechas para alejar los fantasmas del descenso.

Pero los problemas para el club del Parque no se terminan allí, un nuevo capítulo entre los popes azules y el Ministerio de Seguridad haría renunciar a los altos dirigentes.

¿El motivo? El Ministerio de Seguridad de Mendoza le aumentó considerablemente el número de efectivos a 180 para el partido ante Talleres de Córdoba del próximo domingo a las 15 en el Bautista Gargantini.

Pero además no le autorizó la habilitación del sector norte del Bautista Gargantini y les prohibió -ya se lo habían comunicado al principio de semana- la concurrencia de la parcialidad neutral y/o visitante.

Ante esto, los dirigentes de Independiente Rivadavia se encuentran con la imposibilidad de poder realizar una recaudación mayor ante la T, líder del Nacional B, y de esa manera intentar achicar un poco la deuda con el plantel leproso.

El operativo de seguridad para el partido ante Talleres de Córdoba a la Lepra le saldrá $87.772,92.

Todo se definirá en horas de la tarde cuando Leonardo López -presidente en función- llegue a Mendoza.

Comentarios