Domingo 31 de Julio de 2016

La violencia le ganó al futbol

Fue un sábado caótico para el fútbol sanrafaelino. Tras el partido a un jugador se lo llevaron detenido. Además, un árbitro que estaba como espectador protagonizó una pelea que desató una gresca tremenda. Y al término de otro cotejo un árbitro realizó una denuncia policial contra un entrenador que lo amenazó.

Fue un sábado verdaderamente caótico para el fútbol sanrafaelino donde la violencia nuevamente ganó y al parecer por goleada.
Situaciones dentro y fuera de la cancha que empañaron la jornada futbolera y encendieron una luz de alerta de cara a momentos definitorios.
Marche preso
Si bien el partido entre Huracán y Balloffet había tenido mucho roce junto con jugadas que generaron bastante polémicas como consecuencia de decisiones arbitrales que dejaron más dudas que certezas, nada hacía suponer el desenlace final.
Tras el final del juego el defensor del elenco cruzado, Luciano Fuentes, fue detenido por las autoridades policiales. Según los agentes del orden, el jugador violó el artículo 43 el cual indica “Insultos o falta de respeto a la autoridad policial. Luego del encuentro y pese a los gestiones de los dirigentes, Fuentes fue trasladado hasta la comisaría 8va donde estuvo alojado hasta las 21.30. La causa está abierta y seguramente en las próximas semanas el jugador será citado a declarar.
Debería dar el ejemplo, pero no
Minutos antes del final del partido entre Cuadro Nacional y el Atlético San Luis se produjo un hecho lamentable.
En la tribuna cercana al arco sur estaba observando el partido Enrique Luppi (árbitro de la Liga Sanrafaelina).
Tras algunos reproches (con insultos incluidos) hacia el árbitro Aníbal Hernández, Luppi se tomó a golpes de puño con el padre del jugador Carlos Morales, situación en la que se vio involucrada la madre del arquero. Ante esta situación los hinchas del equipo local reaccionaron agrediendo a Luppi, como así también el arquero y sus compañeros que treparon el alambrado olímpico para hacer justicia por mano propia. Fueron diez minutos de máxima tensión y nerviosismo.
La historia se repitió
Al término del partido que sostuvieron Las Paredes y El Porvenir, el árbitro Emanuel Antequera realizó una denuncia policial (la comisaría está al lado de la cancha azulgrana) contra el entrenador de la visita, Darío Fabrone.
Vale recordar que hace algunas semanas atrás el DT del conjunto albirrojo tuvo un problema con Danilo (hermano de Emanuel) al que agredió, motivo por el cual recibió 7 fechas de suspensión.
En esta ocasión Fabrone habría amenazado al árbitro que tras el cotejo radicó la correspondiente denuncia. 

Comentarios