Deportes
Viernes 21 de Octubre de 2011

"La Virgen se nos rompió"

Así lo afirmaron los integrantes del plantel profesional y el cuerpo técnico de Colón, contrario de lo que habían sostenido las autoridades del club en la polémica por la remoción de la imagen religiosa.

"La Virgen (de Guadalupe) estaba muy deteriorada y en el traslado se rompió". Así lo afirmaron los integrantes del plantel profesional y el cuerpo técnico de Colón, a contrapelo de lo que habían sostenido semanas atrás las autoridades del club y un mes y medio después de que se desatará una inagotable polémica por la remoción de la imagen religiosa del estadio sabalero, con pedidos de explicaciones del arzobispado e investigación judicial incluidas.

Así, los futbolistas del club rojinegro, algunos de los cuales podrían ser imputados junto al titular sabalero en los próximos días por el juez Darío Sánchez que sustancia una causa judicial por el robo y destrucción de la figura sagrada, le agregaron un nuevo capítulo a la saga originada tras el retiro de la Virgen del estadio Brigadier López a principios de septiembre pasado.

Mientras en una declaración anterior surgida de las propias autoridades del club se había asegurado que la Virgen tallada por el artista Saúl Miller "estaba siendo restaurada en Buenos Aires", sus propios empleados —el técnico Mario Sciacqua y los futbolistas del plantel— desmintieron tajantemente esa versión en las primeras horas de ayer.

"En el traslado, como la imagen se hallaba muy deteriorada, se rompió, y eso nos angustió profundamente", sostiene uno de los puntos del comunicado emitido ayer, 48 horas después que el autor de la estatua admitiera en la Justicia que rehizo la imagen a pedido de personas que no pudo identificar y lo trasladaron a Santa Fe a tales fines hace 15 días.

En otro apartado sostienen que Miller "nos recibió y nos dijo que haría una nueva, similar a la anterior. No hubo brujo ni mufa, ni ninguna de las cosas que la imaginación popular y algunos medios malintencionados creyeron ver", agregan.

Pero el párrafo más controvertido asevera que "en ninguna de nuestras declaraciones, ni en las de las autoridades del club (sic), ni en las presentaciones judiciales, se dijo que era la misma escultura la que íbamos a colocar, porque sabíamos que era imposible". Los jugadores sabaleros en su tardío pronunciamiento piden "disculpas a todos los católicos que puedan haberse sentido agraviados por nuestra culpa".

-Fuente: La Capital de Rosario

Comentarios