Política
Jueves 16 de Julio de 2015

Las comunas del Este sufren el retraso de pagos del Gobierno de Mendoza

No hay diferencias en los colores políticos, sino en cómo analiza cada municipalidad esa situación. Mientras algunas de esas intendencias tienen más “espalda”, otras quedan al borde de la debacle.

Por Enrique Pfaab
pfaab.enrique@diariouno.net.ar
Todos deben, porque a todos les deben. La diferencia está solo en cómo interpretan esa realidad. Los cinco Municipios de la zona Este de Mendoza sufren el retraso de los envíos de fondos por parte del Gobierno mendocino. No hay diferencias de colores políticos, intendentes peronistas y radicales sufren esos retrasos, por igual. La gran diferencia está en cómo analiza cada uno ese retraso y cómo ven el futuro de la economía de Mendoza. Algunas Comunas tienen más “espalda” para soportar esos retrasos y otras quedan al borde de la debacle. Todas luchan con la inflación y la actualización de sus deudas, poniendo y sacando dinero de diferentes partidas para tratar de evitar que el dinero se les vaya en intereses.
“Están preparando el terreno”
“La situación es normal, igual a lo que ha sido siempre. Yo no voy a entrar en esta telenovela, que quiere hacer ahora el gobernador electo”, dijo Jorge Omar Giménez, el intendente de San Martín, el municipio más poblado de la región.
Para el jefe comunal, “esta es la misma situación que tuvimos en el gobierno de Cobos, por ejemplo” y sostuvo: “Lo que ocurre es que el futuro gobernador está preparando el terreno para un endeudamiento de la Provincia, sin precedentes”.
El referente del peronismo azul, que atendió a Diario UNO mientras estaba en Buenos Aires realizando algunas gestiones relacionadas con su función según su palabra, dijo: “Claramente esa es la estrategia de Cornejo. Primero decía que no había que endeudarse y ahora está hablando de tomar deuda por $2.000 y hasta por $5.000 millones. Está abriendo el paraguas y alguien tiene que ponerle freno a esta estrategia. Independientemente de lo que piense el gobernador Pérez, yo tengo mi propia postura y hay que tener en cuenta que hace dos años estamos sin Presupuesto, por la posición que adoptó el sector de Cornejo. Ahora hablan muy livianamente de la situación”, enfatizó.
Además, Giménez sostuvo que, en lo financiero, Mendoza es “la misma provincia que Jaque recibió de Cobos y los Municipios padecen los mismos retrasos que padecían en ese momento”.
El intendente de San Martín remarcó que, a pesar de los atrasos históricos de transferencias de fondos desde la Provincia a los Municipios, “nosotros hemos hecho y seguimos haciendo obras. Seguimos gestionando financiamiento y proyectando, y no le echamos la culpa a otros de las cosas que no gestionamos nosotros”.
“Yo les tengo mucho miedo”
Santa Rosa es uno de los departamentos que más ha sentido el impacto de los retrasos de la remisión de fondos provinciales. La razón principal es que históricamente ese Municipio ha dependido de ellos para sostener su economía. Esto ocurre ahora y ha ocurrido siempre. Este mes los sueldos se depositaron con atraso y eso dejó en evidencia aún más este problema.
El intendente Sergio Salgado, también de viaje en Buenos Aires realizando gestiones para su comuna según afirmó él, indicó: “Solo queda que cobren los funcionarios, pero ya está resuelto y el 20 estará todo liquidado”.
Salgado reconoció retrasos en las transferencias de fondos de Mendoza, pero también coincidió en que no son mucho mayor a los normales y dijo que el hecho de que sean noticia estos retrasos es una maniobra del próximo gobierno provincial que “intenta empezar a cubrirse cinco meses antes de asumir”.
“Me da mucho miedo lo que pueda ocurrir en el gobierno de Cornejo. Esta operación es todo un síntoma”, agregó Salgado.
Además, el intendente de Santa Rosa informó que no han ingresado a la Comuna “cerca de $8 millones de los planes Más Cerca, que son fondos nacionales y que es uno de los motivos de este viaje a Buenos Aires”. A esa deuda con la Comuna, también hay que sumarle otros $6 millones por obras de infraestructura.

“En 2010 se realizaron obras de asfalto, por $6 millones y solo llegó a Santa Rosa $1.500.000. Eso genera un desfasaje que el Municipio debe cubrir y que produce estos inconvenientes, que solo se superan con gestión e inventiva”, detalló el intendente.
“Nosotros tenemos orden”
En los departamentos con gobiernos radicales, Junín, Rivadavia y La Paz, la situación es la misma. Atrasos y cubrir urgencias con fondos propios o que originalmente tenían otros destinos, con el plan de recuperarlos cuando ingresen las partidas adeudadas. Claro que, en estos casos, no se habló de operaciones políticas de la futura administración provincial, sino de retrasos concretos y atribuibles puramente a la gestión Pérez.
El intendente de Junín, Mario Abed, confirmó esos atrasos: “Yo tengo resto porque tenemos una economía interna ordenada y eso nos ha permitido no tener atrasos en nuestros pagos”.
Abed, también en un viaje relacionado con su función, contó que “lo que han depositado hace unos días, que son los fondos de la soja y que cancelan la deuda hasta el 15 de junio, nos ha dado una bocanada de aire”, pero aprovechó para subrayar: “En Junín seguimos pagando los sueldos los últimos días del mes, gracias a que tenemos orden y gracias a esos fondos para cubrir esos desfasajes”.
Leonardo José Vanella, secretario de Hacienda de la Municipalidad de Junín, fue más frío en el análisis y reconoció que el retraso en el envío de fondos provinciales, genera desfasajes y lo más grave, retrasos en los pagos de obras provinciales que provocan mayores costos, por intereses e inflación.
Por ejemplo, Vanella remarcó que Mendoza le adeuda a Junín $600.000 en fondos de programas de Desarrollo Social, que ellos han tenido que afrontar y que no han ingresado tampoco $130.000 de fondos coparticipables de turismo.
“Nosotros –agregó– cancelamos $250.000 con fondos propios de una obra de ampliación de una escuela, que la Provincia nos adeuda desde 2013”, ejemplificó el funcionario. También mencionó otros pagos por $100.000, en cuentas que debería haber cancelado el Instituto Provincial de la Vivienda, que tampoco fueron enviados por Mendoza.

Comentarios