Más noticias
Miércoles 07 de Enero de 2015

Las diferencias de precios de la tecnología entre Chile y Mendoza y cómo incide el impuesto aduanero

Muchos mendocinos se vuelcan a los comercios costeros por tecnología, indumentaria y calzado deportivo. Aunque las diferencias son favorables, hay que tener en cuenta qué se tributa al ingresar esos bienes a Mendoza

Julián Vinacour
Enviado Especial a Chile

“Mirá, acá está a la mitad del precio que en Mendoza”, “en Chile conviene bastante más” y “esto es un regalo” son algunas de las frases argentinas que se escuchan en los shoppings de Viña del Mar. Sin embargo, la realidad dista un poco de estas expresiones porque a la hora de comprar tecnología debe usarse la calculadora no sólo para determinar la conversión de moneda, sino también para saber cuánto se pagará en la Aduana al regresar a Mendoza.

Es que si sólo se consideran los precios que exhiben las tiendas hay una clara diferencia de precios, pero la ecuación debe contemplar los impuestos que establece la AFIP, y es ahí cuando las cuentas dejan de ser tan alentadoras.

Algo que siempre buscan los turistas que vienen a la V Región son los televisores LED. Aquí, un Sony de 40 pulgadas cuesta $5.700 y en Mendoza, $9.000. A esa diferencia ($3.300) hay que analizarla considerando los impuestos aduaneros. En ese caso, el TV LED quedaría en $7.700, o sea $1.300 más barato.

Otro caso testigo son las notebooks: en Mendoza, una HP cuesta $10.000 y aquí, $6.700 que, más impuestos, trepan a $9.200, según qué tripulación viaje en el vehículo que retorna a Argentina (ver aparte).
Si hablamos de tendencias tecno, un ejemplo singular son las tablets: en Mendoza una Samsung 3 de 7” se consigue a $3.700, mientras en Viña del Mar cuesta $3.000, pero pueden llegar a quedar al mismo precio si consideramos el gravamen.

Consolas
En el gran mundo de los videojuegos el liderazgo de las ventas y de los precios se los disputan dos marcas: Microsoft, con la X-Box, y Sony, con la PlayStation.

En Argentina, una PlayStation 4, en su kit básico está disponible por $9.000 y aquí, por $7.200.

La X-Box 360 en su versión más completa, es decir, con controladores y juegos, se encuentra aquí por $4.750 (el modelo es mejor) versus los $7.700 que vale en Argentina. No obstante, el precio chileno no es definitivo: hay que añadirle el monto que represente el impuesto aduanero, que es acorde con la cantidad y edad de personas que viajan.

Los celulares
Los teléfonos móviles que se venden aquí deben ser liberados para en Argentina para ser utilizados. Sin embargo, algunos dispositivos se comercializan en esas condiciones desde los propios locales.

Ese es el caso, por ejemplo, del Samsung Galaxy S5, que ostenta el precio de $14.000 en Argentina y de $9.120 en Chile. En ambos casos se le puede colocar el chip de cualquier empresa prestadora del servicio y funciona sin problemas.

Aranceles de la AFIP
El factor aranceles e impuestos aduaneros es central para obtener un resultado preciso cuando se calculan los precios de la tecnología en Chile.

De acuerdo con lo que explicó Sebastián Cabral, empleado y abogado del organismo, lo que se autoriza ingresar al país es “mercadería surtida, variada y que no presuma una finalidad comercial”.

En esa línea, el arancel establecido por pasajero es de U$S150 por mayor de edad y de 75 dólares por menores de 18 años. Por su parte, los hijos mayores suman U$S150, pero no acumulables con padres. Por lo tanto, aquel monto que exceda los aranceles estipulados debe dividirse por dos, y eso es lo que hay que pagar en la frontera. Esto siempre y cuando se lleve factura, de lo contrario el funcionario busca un precio promedio en internet y la ecuación se hace sobre ese valor.

Entre lo que está permitido importar al país: dispositivos de audio, video, fotos, televisores, artículos de uso personal como ropa o accesorios.

Lo que no está contemplado dentro de los aranceles son: microondas, calefones, lavarropas, lavavajillas y productos de esta naturaleza.

Por ejemplo, un televisor que cuesta 525 dólares es traído en un automóvil en que viajan un matrimonio y dos hermanos.

Ese vehículo reúne, en concepto de aranceles, U$S375 por el padre, la madre y el hijo menor de 18 años.

Es decir, el excedente es 150 dólares, los cuales al dividirse por dos da 75. Eso es lo que debe abonarse como impuesto a la AFIP al momento de pasar por los controles aduaneros.

Comentarios