País
Miércoles 28 de Septiembre de 2016

Las explicaciones del fiscal que investigó el abuso sexual que denunció Ayelén antes de ser asesinada

El investigador Fabricio Sidoti detalló los mecanismos que se activar tras la acusación que realizó la joven contra su padre hace dos semanas.

Este miércoles Mendoza despertó con la triste noticia sobre el asesinato de Ayelén Arroyo (19). Su padre es el principal apuntado por las autoridades, quienes aseguraron que tenía una denuncia previa por un abuso sexual contra la víctima fatal. El fiscal que investigó esa causa explicó los motivos por los cuales no dejó detenido a Rubén Arroyo (54).

Fabricio Sidoti, fiscal departamental de Luján de Cuyo-Maipú, fue quien recibió la denuncia de Ayelén el 14 de septiembre pasado. La joven llegó acompañada por una asistente social y a ambas le tomaron declaración.

Según relató el magistrado, Ayelén "realizó una denuncia por un abuso sexual simple –tocamientos- que habrían ocurrido tres años y medio atrás. Ese mismo día le tomé una declaración informativa al padre". Este testimonio es un paso intermedio entre ser testigo de una causa y estar imputado.

"Dimos intervención al Órgano Administrativo Local (OAL) y como me dijeron que la Justicia de Familia iba a demorar un poco en actuar, yo mismo impuse la prohibición de acercamiento del sospechoso tanto para Ayelén como para sus hermanos porque Ayelén dijo que también los maltrataba, aunque ninguno tenía lesiones", detalló Sidoti.

"La Policía había estado yendo al domicilio de la víctima las noches anteriores. Hoy fue la primera vez que el hombre violó la prohibición de acercamiento y ocurrió esto. Si hubiera pasado antes, ahí si tenemos las herramientas para dejarlo en la cárcel", agregó.

El investigador judicial relató que Rubén Arroyo nunca alcanzó a estar imputado en el expediente ya que no se realizaron los peritajes psicológicos que necesitaba para comprobar el abuso. De todas formas, admitió que la semana pasada los ayudantes fiscales recibieron un escueto informe donde quedaba en claro que la víctima no fabulaba, aunque no le avisaron. "En todo caso la situación del hombre no habría cambiado ya que, por más que estuviera imputado, se mantendría su situación de libertad", dijo Sidoti.

Esto último se debe a que el artículo 119 del Código Penal establece una pena de 6 meses a 4 años a quien cometiere un abuso sexual simple, es decir, se trata de un delito excarcelable.

"Más que esto no pude hacer. Lamentablemente hoy tiene un triste desenlace el caso pero actué en forma correcta", concluyó el fiscal departamental.

Comentarios