Más noticias
Domingo 27 de Noviembre de 2011

Las licencias por enfermedad, sobre todo psicológica, son las principales causas de ausentismo en el Estado

La asistencia al trabajo no está controlada a través de un sistema integral que permita marcar índices en toda la provincia sino que cada cartera lleva su registro aparte.

Juliana Argañaraz
jarga@diariouno.net.ar

El ausentismo de los empleados públicos, especialmente el motivado por enfermedad, no está controlado integralmente desde el Estado. Todas las dependencias estatales llevan registros propios desde sus áreas de personal, pero no hay índices para toda la provincia.

Las licencias por enfermedad y sobre todo las psicológicas son las principales entre los empleados públicos y no hay un sistema para controlarlas en su totalidad, ya que es imposible corroborar la situación de cada persona que presenta un certificado médico.

El jueves 17 de noviembre, a raíz de un paro del personal de limpieza del hospital Notti, se supo que 50 empleados de ese centro sanitario estaban de licencia por enfermedad: más de la mitad del total de los trabajadores, que son 89.

El titular de la Junta Médica de Mendoza, Ricardo Agasso, explicó a Diario UNO que es riesgoso enviar médicos a las casas de los empleados para corroborar las enfermedades porque estas acciones puede derivar en procesos jurídicos: “El trabajador puede denunciar al empleador por acoso laboral o persecución”, dijo.

“En su lugar –explicó el funcionario– realizamos controles de tratamiento, que consisten en pedirle al empleado, además del certificado médico, radiografías, análisis y medicación que están tomando y que demuestren el cuadro que indicó su médico”.

En el hospital Notti, por otro lado, los controles se realizan a través del área de Medicina Laboral, que depende de la médica Silvia Araujo, y allí sí se aceptan los certificados médicos como único comprobante y sí se envían médicos a las casas de los empleados que los presentan.

“Si uno tiene un certificado médico en mano, dudar de los médicos es una situación compleja, no es fácil de definir”, dijo Araujo, quien reconoció sin embargo que no se puede controlar una por una todas las enfermedades de los empleados.

“Hacemos controles en los domicilios, pero sólo algunos. Cuando no se corrobora la enfermedad se informa a la dirección del hospital y entonces se puede llegar a la decisión de descontarle a ese empleado los días no trabajados”, agregó.

Para Agasso, las áreas de limpieza de casi todas las dependencias de la Administración Pública son las que más presentan partes de enfermo, por eso es que en muchos casos se ha optado por tercerizar los servicios, como ocurre en los hospitales Del Carmen y Fleming, que dependen de la Obra Social de los Empleados Públicos (OSEP).


¿Por qué faltan?
El titular de la Junta Médica sostuvo que el ausentismo es un factor en el que convergen muchas causas: “Inciden los procesos sociales, como la mamá que falta para cuidar a sus hijos; influye el transporte, porque cuando se rompen o hay paro la gente no va a trabajar; influye la salud y el ambiente laboral, si el trabajador está a gusto o no con su trabajo”.

Entre las principales causas de ausentismo por enfermedad de los empleados de limpieza se encuentran la depresión, amenazas de aborto, insuficiencias cardíacas y enfermedades respiratorias, entre otras.

“Si sacamos un promedio, las que prevalecen son las enfermedades psicológicas”, dijo Agasso.

Sin embargo, para el profesional la causa del mayor ausentismo en las áreas de limpieza de la Administración Pública responde a que la mayoría de los empleados ingresaron con Planes Trabajar después del año 2000 y con el tiempo gracias a las luchas gremiales consiguieron el pase a planta. “No les interesa ni les gusta el trabajo, entonces cuando pueden presentar partes por enfermedad lo hacen”, dijo. “Está bien que los gremios trabajen en la protección de la gente, pero las leyes actuales son muy proteccionistas y eso lleva al abuso”.

Roberto Macho, secretario gremial de ATE, dijo a Diario UNO que los casos de licencias por enfermedad derivan muchas veces de las malas condiciones en las que se trabaja, especialmente en el área de la limpieza.

Para Macho, los empleados no cuentan con todas las medidas de seguridad que se necesitan en los hospitales, como guantes, barbijos y botas, y hasta sufren violencia en el trabajo, por lo que prefieren recurrir a las licencias antes que someterse a esas condiciones laborales.


Arma de doble filo
Hasta 2008 a los empleados del área de la salud se les descontaba el ítem presentismo cuando faltaban a su trabajo.

Correspondía al 10% del sueldo y se descontaba 25% por un día de inasistencia, 50% por dos días y 100% por tres días.

Los especialistas consultados coinciden en que desde que no existe más ese descuento, las ausencias crecieron y creció también su frecuencia. “Antes la gente se fijaba bien antes de faltar”, contó Araujo, “se han incrementado mucho los partes de enfermo desde entonces”.

Para Agasso, el descuento del presentismo no era del todo bueno. “Tiene también una connotación viciosa, porque la gente iba a trabajar enferma para no perder el presentismo y creaba una infección epidemiológica en el trabajo”.

La empresa pública de transporte
Los choferes de la Empresa Provincial de Transporte de Mendoza (EPTM) fueron noticia hace dos años cuando se dio a conocer que el 37porciento de la plantilla estaba con licencia por enfermedad.

Actualmente hay 60 que no pueden volver a manejar coches por enfermedades psicológicas y que son cubiertos por compañeros que cobran horas extras.

La totalidad de la planta de la EPTM es de 487 empleados entre choferes de trole y de las líneas Pedro Molina y Unimev, administrativos y trabajadores del taller, entre otros.

De ese total, 78 personas pasaron a cambio de funciones por parte médico, la mayoría de ellos choferes.

“Yo tengo 73 choferes a los que se les paga un sueldo pero no manejan, entonces a los que sí están manejando les tengo que aumentar la carga horaria y horas extras”, indicó Luis María Baiardi, titular de la empresa provincial.

“De esos 73 –continuó– tenemos 60 licencias homologadas por la Junta Médica diciendo que no pueden ser más choferes por problemas psicológicos”.

El caso del Notti y de los hospitales de la OSEP
Con una semana de diferencia, los hospitales Notti primero y después Fleming, Del Carmen y Virgen de la Misericordia fueron noticia por conflictos con sus trabajadores de limpieza, que derivaron en abandono de las instalaciones y acumulación de basura en los pasillos.

Estos casos testigo encendieron la luz de alerta sobre el control que se tiene sobre los empleados, sobre todo en el Notti, donde había más del 50porciento de los asignados a la limpieza de licencia por enfermedad.

En ese hospital infantil la escasez de personal motivó una asamblea de los demás trabajadores en reclamo por el recargo de trabajo y durante dos días el nosocomio funcionó con guardias mínimas de limpieza de 6 o 7 trabajadores.

En los hospitales de la OSEP, por el contrario, el conflicto incluyó a una empresa privada de limpieza que presta servicios al nosocomio. Los trabajadores de la empresa hicieron un paro de actividades debido a que no habían cobrado aún el sueldo de octubre.

Los dos casos terminaron con la intervención de la Subsecretaría de Trabajo, que dictó la conciliación obligatoria provocando el regreso de los empleados al trabajo y un llamado a las partes a llegar a un acuerdo durante los próximos 15 días hábiles.

En el caso del hospital de niños Humberto Notti, la reunión se llevó a cabo el jueves y se acordó pedir al Ministerio de Salud 15 cargos de limpieza más, a fin de cubrir los puestos vacantes por los partes de enfermo y no sobrecargar a los empleados que continúan trabajando.

En cuanto a los hospitales Del Carmen, Fleming y Virgen de la Misericordia (obstétrico), la conciliación se dictó después de que la empresa asegurara que los sueldos estaban pagados y que aún así los trabajadores no levantaban la medida de fuerza.

Pese a retomar la actividad y recuperar el estado de los espacios comunes del nosocomio, los trabajadores de la empresa Blanco SA aseguraron que aún se les adeuda el pago de otros ítems, como vacaciones y aguinaldo.

 

 

Comentarios