País
Lunes 16 de Febrero de 2015

Las lluvias torrenciales dejaron seis muertos en Córdoba

Las rápidas crecidas de ríos causaron los decesos. Hay una joven scout desaparecida.  En tanto el gobernador José Manuel De La Sota pidió ayuda al Ejército.

Las fuertes lluvias que se registraron este fin de semana en la provincia de Córdoba causaron la muerte de seis personas, desbordes de ríos, inundaciones y cortes de luz tanto en la capital como en la zona de Sierras Chicas y Punilla, donde sorprendieron a miles de vecinos y turistas.
  El gobernador José Manuel De la Sota, quien le pidió ayuda al Ejército para controlar la situación, confirmó que por el fenómeno murieron ayer cinco personas, en tanto que anteayer murió un joven de 29 años ahogado en el cauce del río San Antonio.
  Según detalló el gobernador, tres de las víctimas fatales eran “peatones que fueron llevados por la correntada” ayer en la ciudad de Río Ceballos. Asimismo, adelantó que están tratando de constatar la muerte de otras dos personas, cuyo vehículo fue arrastrado por el temporal. “Está el vehículo que ha llevado la correntada y la gente del lugar está viendo las personas que estaban adentro. Nadie puede constatar cuántos son. Se divisan dos personas que deben estar fallecidos por lo que contabilizaríamos cinco decesos hoy”, precisó.
  Por otra parte, un joven de 29 años murió ahogado en el cauce del río San Antonio, en Cuesta Blanca. El cuerpo del joven fue encontrado el sábado pasadas las 18, atascado entre piedras en el sector de calle Almaeda y Costanera. El servicio de emergencias de Icho Cruz constató el deceso al llegar al lugar.
  Entre los desaparecidos hay una joven de 21 años oriunda de Jesús María que estaba acampando con un grupo de scouts en la localidad de La Granja, departamento de Colón. Se la vio por última vez a las 5, cuando comenzó la crecida del río Ascochinga. Es intensamente buscada por personal de bomberos.
  “Al menos no tenemos heridos, está funcionando muy bien el sistema de atención médica. Es una zona con cobertura médica muy buena, los hospitales no están inundados. Tenemos armados los comandos de emergencia en todas las localidades por parte de Defensa Civil”, precisó De la Sota.
  El río se desbordó tras caer 320 milímetros de agua en 12 horas. Por primera vez en la historia las autoridades prevén abrir una de las válvulas compensadoras del dique La Quebrada para evitar una crecida. “Hemos tenido un tsunami del cielo”, consideró el gobernador.
  En la ciudad de Córdoba, algunos barrios estaban anoche sin servicio de energía eléctrica y con las calles anegadas. Y se espera para hoy una nueva crecida, porque abrieron las válvulas del dique San Roque. Sin embargo, las zonas más afectadas fueron Punilla y Sierras Chicas, donde las lluvias provocaron el desborde de arroyos y ríos. Allí hay al menos 80 evacuados, se precisó.
  En La Granja, donde desapareció la joven scout, una familia debió ser evacuada y varios vecinos se autoevacuaron frente al avance del río. Además se registraron inconvenientes en Jesús María, donde se encuentran cortados los puentes de la zona urbana y la ruta provincial E-66 que une a esta localidad con Ascochinga.
  También se reportó una persona evacuada en Villa Allende y doce familias en Mendiolaza, donde el 70 por ciento de las calles se encuentran intransitables.
  En la localidad de Santa Catalina, pasado el mediodía la situación continuaba siendo crítica. El aumento del caudal en Ascochinga sorprendió a un grupo de turistas que acampaban a la vera del río y debieron resguardarse de la crecida subiéndose a los árboles. Al igual que Colonia Hogar, la ciudad permanece incomunicada.
  Como consecuencia de la tormenta, la producción de Cosquín Rock reprogramó para el martes la grilla de shows y actividades que se iban a realizar anoche. “No están garantizadas las condiciones de seguridad para realización de la segunda jornada del festival”, explicaron los organizadores luego una reunión con representantes de Defensa Civil, la policía cordobesa y la Fiscalía local.

Comentarios