Más noticias
Viernes 18 de Noviembre de 2011

Las orgías de Strauss-Kahn

"Dominique Strauss-Kahn tiene una gran vitalidad; sobre todo con las chicas nuevas". La declaración de la prostituta de lujo Florence, acerca de la potencia sexual del ex patrón del Fondo Monetario Internacional (FMI), se realizó en el marco de la investigación policial sobre el "affaire Carlton": una trama de proxenetismo con base en la ciudad francesa de Lille. Pero el sumario del caso está lleno de filtraciones y hace días que la prensa gala publica todos los detalles sobre dicha red de prostitución de lujo y sus clientes. Especialmente sobre el más famoso de ellos: DSK.

Según el testimonio de Florence que recoge el diario Le Parisien, la 'escort girl' coincidió con el defenestrado candidato socialista en 11 orgías celebradas en un periodo de seis años. "Y tengo conocimiento de que hubo otras fiestas a las cuales no fui invitada, por lo que sospecho que le gusta la variedad", apuntó.

¿El precio de un fin de semana para cada chica? Dos mil cuatrocientos euros fue lo que cobraron, tanto ella como su compañera Mounia, por dedicar sus atenciones al economista de viernes a domingo en el Hotel W de Washington. "Es un hombre muy atento hacia las mujeres y nunca violento", cuenta 'L'Express' que ha dicho Flo de él. Tan sólo dos días después, sería detenido acusado de violar a una camarera del Sofitel de Nueva York...

Confesiones

Toda la prensa del Hexágono se ocupa profusamente del tema, dando pábulo a las confesiones de ambas profesionales del sexo, así como a las del director de la policía del departamento de Nord-Pas de Calais Jean-Claude Menault, que ha sido otro de los afectados por el escándalo y aún quiere lavar su nombre arguyendo que él no intervino jamás en ninguna de las libidinosas fiestas.

La suma de sus relatos, unidos a datos y fechas suministrados por la fiscalía, sirve para componer un perfil terrible de las correrías sexuales que el poderoso Strauss-Kahn se montó en distintas ciudades, entre febrero de 2009 y mayo de 2011, con su pandilla de amigotes del Norte.

"En la primavera de 2010, compartí una suite con piscina privada en el ático del hotel Murano de París, con Dominique y otras tres chicas más. El amigo que nos contrató dijo que cada una tendríamos que tener una relación sexual con su invitado", rememora Mounia, una mujer de 38 años y madre de dos hijos que hoy vive retirada del negocio y lleva velo.
Noches libertinas
Aquellas 'soirées' libertinas, como las llamaba indolentemente el protagonista de esta historia, eran pagadas presuntamente por su círculo de compinches de farras de Lille: el empresario Fabrice Paszkowski, el directivo de la compañía Eiffage David Roquet, el comisario Jean-Christophe Lagarde...

Las putas eran suministradas por la pandilla del Carlton, llamada así porque estaba integrada por Hervé Franchois, el dueño de dicho hotel en Lille, así como el director del establecimiento, Francis Henrion, y el relaciones públicas René Kojfer. Los cuales tenían como mejor aliado a Dominique Alderweireld (alias Dodo la Saumure), un oscuro propietario de ocho bares de alterne al otro lado de la frontera con Bélgica, donde la prostitución es tolerada.

Así que la banda de Lille reclutaba a las meretrices, los compadres de francachela Paszkowski, Roquet y Lagarde organizaban -y acaso financiaban- los saraos y el bueno de DSK presuntamente, se beneficiaba a las damas. ¿Y el alto cargo de Interior Jean-Claude Menault qué pinta en todo este asunto?
Sexo en grupo

En la edición de Le Monde de este viernes, explica que fue invitado a viajar hasta Washington en diciembre de 2010, en compañía de Paszkowski, Roquet y Lagarde y dos jovencitas, Aurélie y Marion -presentadas a Menault como secretarias-, para reunirse con el entonces futurible presidencialista del PS y "tratar temas de seguridad para su campaña".

Pero las jornadas de trabajo dieron paso, entrada la noche, a una de esas sesiones de sexo en grupo que tanto parecían complacer a la 'troupe' del Norte y el novato adujo dolor de cabeza para escaparse a su cuarto. ¿Estaban tratando de captarle para su estrafalaria hermandad? Quizá.

"Sus correrías nocturnas con la pandilla de Lille eran, para Dominique, una bocanada de aire que le sacaba de su rutina con los intelectuales de la 'gauche caviar'", comenta un allegado en las páginas de 'Le Nouvel Observateur'.

Según esta misma revista, el economista se sentía muy solo y aburrido en Washington, adonde se había exiliado voluntariamente para rehacer su reputación al frente del FMI, una vez que Ségolène Royal le había batido en los comicios internos del PS y Martine Aubry había obtenido la primera secretaría del partido.
Escapadas a Madrid

Desde la capital federal, Strauss-Kahn se planificaba escapadas sexuales a Viena, París, Bruselas, Praga, Nueva York y hasta Madrid, como certifican unos SMS interceptados a su colega Paszkowski por los policías del 'affaire' Carlton. "¿Quieres venir a descubrir una disco canalla en Madrid conmigo (y con material)?", le proponía Dominique a Fabrice en un mensaje de texto.

La filtración de dichas comunicaciones, publicadas la semana pasada por el diario 'Libération', parten de dos teléfonos móviles de Paszkowski y un ordenador portátil de Roquet incautados durante la investigación, en los cuales, además de misivas en tono picante, se han descubierto también alusiones a contactos con políticos del Partido Socialista francés. Con lo cual se sospecha que estas juergas tenían como contrapartida la intermediación de DSK para presentar a sus compadres de Lille a poderosos compañeros de partido como Pierre Moscovici, Jean-Marie Le Guen o Christophe Borgel.

Según AFP, uno de los abogados de Strauss-Kahn, en tanto, denunció este miércoles una "campaña nauseabunda, proselitista y grotesca" contra su cliente, llevada adelante "por determinados periodistas que prefieren hacer una campaña indecente" para provocar "la matanza de un hombre ya abatido". El abogado reiteró, además, que DSK tiene intenciones de demandar a varios medios por "atentado contra la vida privada".

Fuente: El Mundo.es

 

Comentarios