Deportes
Domingo 08 de Mayo de 2016

Las perlitas de Huracán-Banco Mendoza

El equipo capitalino hizo todo lo posible para “embarrar” la cancha. Desde pedir presencia policial hasta usar la camiseta del clásico rival del Globo.

El tercer partido de la serie entre Huracán y Banco Mendoza B por el torneo capitalino de básquetbol ofreció momentos que merecen un párrafo aparte.
Acá mando yo
El juego debía disputarse el pasado jueves pero se pospuso. El conjunto capitalino (algunos de sus jugadores no podían viajar ese día) exigió posponerlo para el sábado y la Federación Mendocina de básquetbol, obviamente aceptó la "petición". No tuvo en cuenta que Huracán viajó el lunes a jugar el segundo encuentro de la eliminatoria en las mismas condiciones, es decir, sin jugadores que por estudio o trabajo no pudieron estar.
Se asustó
Antes de comenzar el encuentro el entrenador de Banco Mendoza, Nicolás Reig, pidió a la dirigencia de Huracán la presencia de policías para custodiar a la delegación capitalina.
Evidentemente ante el gran marco de público y el clima que se vivió de principio a fin, el DT bancario tomó precauciones.
Dos agentes se hicieron presentes durante el juego pero la fiesta tuvo un final feliz y sin incidentes.
¿Casualidad?
Debido a que Banco Mendoza pensaba usar una camiseta con colores claros (porque el juego de casacas rojas según ellos faltaban algunas) pero Huracán salió a la cancha con la blanca (con vivos azules y amarillos) entonces se generó una curiosa situación.
El conjunto capitalino pidió un juego prestado y afrontó el partido con la camiseta azul de Deportivo Argentino. Sí, el equipo sanrafaelino, clásico rival del Globo.
Esto generó muchas suspicacias. ¿Fue idea del DT?, ¿Lo hizo a propósito?.
Lo cierto es que hubo mucho descontento por parte del dueño de casa y enojo de algunos simpatizantes xeneizes.
Todo mal
En dos de los tres partidos de la serie que protagonizaron Huracán y Banco Mendoza B, Lucas Ilgevichus tuvo actitudes lamentables, que nada tienen que ver con el deporte.
Anoche, primero pisó a un rival que disputaba una pelota en el suelo.
Y luego en otra jugada le propinó un golpe de puño a otro jugador de Huracán.
Primero la falta fue considerada como antideportiva pero el segundo árbitro entendió que el jugador de Banco debía ser expulsado.
La agresión generó un clima muy adverso para los capitalinos. Lucas no quería retirarse de la cancha pero fue convencido y se fue al vestuario.
Realmente sorprende que un jugador con tanta experiencia haya tenido reacciones de este tipo.
 
 

Comentarios