Economía
Lunes 14 de Noviembre de 2016

Las provincias plantean dificultades para pagar un bono de fin de año

La mayoría de los gobiernos coincidieron en afirmar que atraviesan dificultades económicas para hacer frente a ese beneficio extra para sus agentes de planta o contratados.

Los gobiernos provinciales coinciden en adelantar que, en función de la dificultades económicas que atraviesan, les resultará difícil afrontar el pago de un bono de fin de año para los trabajadores de sus administraciones, e incluso en aquellas gestiones en las cuales se mostró predisposición de abonar esta compensación salarial, aún no se precisaron montos ni fechas para hacerla efectiva.

Fuentes del Ministerio del Interior precisaron que "la Nación tampoco tiene previsto ayudar financieramente a ninguna provincia" para que pueda cancelar este bono, aunque aseguran que cada provincia tiene "libertad de acción" para proceder en función del estado de sus arcas.

El ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, explicó semanas atrás que "un bono de mil pesos para 600.000 trabajadores significan 600 millones de pesos" y consideró que otorgarlo sería "ahondar un déficit que deberán pagar los contribuyentes", y agregó que "la provincia tiene un déficit que se financia con deuda o impuestos. Para poder pagar ese bono deberíamos sacar los recursos de otro lado: o endeudarnos o subir los impuestos". La propia gobernadora María Eugenia Vidal descartó la posibilidad, al asegurar que su administración "no tiene previsto en el presupuesto la plata para el bono".

En el caso de Santa Fe, el gobernador Miguel Lifschitz adelantó que no pagará el bono de fin de año "salvo que Nación avance en un acuerdo con sus propios trabajadores públicos y entonces condicionará de alguna forma a las provincias".

Alberto Weretilneck, gobernador de Río Negro, también descartó que se pueda otorgar un bono de fin de año como exigieron los gremios estatales a nivel nacional ."Tenemos escasez de recursos y falta de fondos", aseguró.

La gobernadora de Catamarca, Lucía Corpacci, anticipó que "sin apoyo del Gobierno nacional", la provincia no podrá afrontar el pago de esa erogación.

En Jujuy, el ministro de Hacienda Carlos Sadir, remarcó que "no hay disponibilidad de recursos económicos" para abonar ese beneficio.

El gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, manifestó que "si fuese ya fin de año, no tendríamos la disponibilidad económica para pagar" el bono, aunque aseveró que el diálogo con los sectores gremiales "es permanente".

En Salta, los gremiales estatales realizarán una contrapropuesta hoy al gobierno provincial, tras rechazar el ofrecimiento que hizo el jefe de Gabinete, Carlos Parodi, quien había propuesto otorgarles un bono de fin de año de $2.500, en dos cuotas.

En Tucumán, Juan Manzur no descartó la posibilidad de un bono, pero hasta el momento no fijó una posición definitiva sobre el tema y recordó que en setiembre el gobierno tucumano "les otorgó $750 a los trabajadores del Estado".

El gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Sáa, en cambio, ratificó el pago de un bono de fin de año para la administración pública provincial, aunque aún no aclaró el monto del mismo.

Misiones pagará, entre el 18 y el 20 de diciembre próximos, "un bono totalmente independiente" de $1.850 para activos y pasivos del estado provincial, que "no será tomado a cuenta de paritarias 2017".
Mientras, San Juan ya pagó la primera de las cuatro cuotas del plus de fin de año y la semana que viene cancelará la segunda cuota de $1.400.

En Chubut, darán una retribución como adicional remunerativo y no bonificable, pactado con la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) por fuera del aumento acordado en paritarias.

Comentarios