Zona sur
Miércoles 12 de Agosto de 2015

Le dieron la baja al policía que fue héroe y villano

Exonerado. La Junta de Disciplina del Ministerio de Seguridad le dictó la baja sin beneficios a Marcos Páez. Fue condenado por sacar dinero de un cajero con una tarjeta ajena. Antes había salvado dos personas. 

Dos años después de ser pescado robando dinero de un cajero automático mientras estaba de servicio, el auxiliar Marcos Páez (34) fue exonerado y ya no forma parte de las fuerzas de seguridad de Mendoza.
El policía que cumplió funciones en Cuerpos Especiales en General Alvear tuvo un triple castigo por su mala conducta: en abril de 2014 la Inspección General de Seguridad lo dejó cesante, en diciembre de ese año la justicia lo condenó por el delito de defraudación y, por último, la Junta de Disciplina del Ministerio de Seguridad resolvió darle de baja de la Policía sin beneficio alguno.
Páez fue uno de los pocos que supo convertir los ansiados 15 minutos de fama en 30. Primero recibió el reconocimiento público y también dentro de la fuerza por actuar heroicamente y salvar de morir ahogadas a una madre y su hija que cayeron a un canal de riego en Salto de las Rosas, en San Rafael. El episodio ocurrió en febrero de 2013 y se dio a conocer por una publicación de este diario.
Pero en mayo de ese año salió a relucir la otra cara del policía y también estuvo en boca de todos. Mientras estaba prestando servicios en el banco Supervielle de Alvear, una clienta ingresó a la zona de los cajeros automáticos y luego de realizar una operación se retiró apurada sin percatarse que olvidó retirar la tarjeta de débito. El efectivo observó que la sesión no estaba finalizada, pero en vez de acercarse al cajero para retirar el plástico y tratar de devolvérselo a la mujer, tuvo la poca feliz idea de continuar operando, efectuó una extracción de $1.500 y el dinero fue a parar directamente al bolsillo.
Lo que nunca tuvo en cuenta Páez es que toda la operación fue filmada por las cámaras de seguridad que tienen los cajeros.
Las sanciones al policía se produjeron por dos caminos, uno fue el administrativo con intervención de la IGS, primero, y la Junta de Disciplina después y en paralelo la Justicia.
“Inmediatamente se conoció la denuncia contra el policía se inició el sumario administrativo (el 1332/13) y en abril de 2014 de nuestra parte se decidió la cesantía del policía y se dio paso a la Junta de disciplina”, dijo Mariana Herrero, presidenta de la Inspección General de Seguridad.
La titular de la IGS sostuvo que Páez “era un buen policía” pero era imposible “pasar por alto lo que hizo, cometió un delito y se comprobó. Y más allá de la defensa que pueda haber esgrimido, la cámara lo probó todo, estaba la filmación,  algo que no se podía pasar por alto”, afirmó.
En la faz judicial el ex policía tampoco tuvo suerte, el 16 de diciembre de 2014 el juez Rodolfo Luque de la Primera Cámara del Crimen de San Rafael lo encontró culpable del delito de defraudación por uso indebido de tarjeta de débito y lo condenó a seis meses de prisión en suspenso. La sentencia está firme porque Páez nunca apeló. Además, el antecedente perdurará por 10 años y, si en ese lapso comete otra falta, en la próxima condena deberá cumplir prisión efectiva.
Luego de la condena judicial, el último paso lo llevó adelante la Junta de Disciplina del Ministerio de Seguridad cuando  emitió la resolución que lo dio de baja. Altas fuentes policiales confirmaron que la notificación se hizo efectiva el mes pasado y Páez ya no pertenece más a la fuerza, es un civil más.
“Nosotros dictamos la cesantía pero cuando la Justicia condena va a exoneración”, concluyó Mariana Herrero.
Por Gonzalo Villatoro

Comentarios