Policiales
Jueves 09 de Abril de 2015

Le dieron licencia al policía detenido por comprar droga

Así lo dictaminaron desde la Inspección General de Seguridad, que abrió un trámite administrativo para resolver la situación del joven auxiliar que presta servicios en la Comisaría 42 de Salto de Las Rosas

Un auxiliar policial de 24 años que presta servicios en la Comisaría 42 de Salto de Las Rosas fue detenido en Semana Santa después de comprar cocaína y marihuana en un kiosco ambulante de drogas ubicado en Godoy Cruz y Coronel Suárez a unas dos cuadras del kilómetro cero de la ciudad de San Rafael.
El uniformado, que estaba de franco, fue sorprendido por personal de Narcocriminalidad que estaba vigilando esa zona de la ciudad. Es que el joven, que hace 5 años presta servicios en la Policía de Mendoza, llegó con su automóvil, se bajó, compró los estupefacientes y partió raudamente.
A las pocas cuadras fue interceptado por los investigadores que se llevaron tamaña sorpresa cuando descubrieron que el comprador era un hombre de la Fuerza. Allí en la requisa le secuestraron el arma reglamentaria, un envoltorio con cocaína, dos porros de marihuana, el telefóno celular y más de 1.000 pesos en efectivo.
El policía fue trasladado a la Unidad de Investigaciones donde se lo procesó por “tenencia ilegal de estupefacientes” y por orden judicial recuperó la libertad.
La causa que pasó al Juzgado Federal también tiene su proceso en la Inspección General de Seguridad, que inició un trámite administrativo para resolver la situación del auxiliar.
En ese sentido, fuentes policiales confirmaron que “al efectivo se le otorgó una licencia por enfermedad hasta que se resuelva su situación”. El arma y su identificación quedaron en custodia de la Comisaría 42 donde prestaba servicios en la guardia.
No se descarta que el policía comience un tratamiento médico y psicológico para recuperarse de su adicción aunque todavía no se sabe si lo comprado era para consumo propio o para un tercero.
El hecho conmocionó a los más altos jefes policiales que no salen de su estupor y a sus compañeros de la Comisaría que no salen de su asombro.
Asimismo quienes lo detuvieron, según una fuente confiable, “no podían creer que fuera un policía el que le había comprado droga al “dealer” que estaban siguiendo”.
La causa se manejó con el más absoluto hermetismo porque según los investigadores “todavía no pudimos detener a los proveedores de los estupefacientes”. Es que se trata de una banda que estaría comercializando la droga en forma ambulante por el centro de la ciudad y sus alrededores. 

Comentarios