Más noticias
Sábado 03 de Diciembre de 2011

Le dieron perpetua a un ex jefe policial por el homicidio de dos montoneros en 1976

Roberto El Tuerto Albornoz fue condenado por el crimen de Margarita Susana Azize Weiss y Juan Carlos Aguirre. Es uno de los que más denuncias contra los derechos humanos tiene y ya lo sentenciaron a perpetua por los homicidios en el centro clandestino que funcionó en la bonaerense.

El ex policía Roberto El Tuerto Albornoz fue condenado a prisión perpetua por el delito homicidio agravado por alevosía contra los militantes montoneros Margarita Susana Azize Weiss y Juan Carlos Aguirre, ocurrido en 1976.

Ambos delitos fueron considerados de lesa humanidad por el Tribunal, en tanto que Albornoz cumplirá prisión domiciliaria quedando en suspenso el traslado a una cárcel común.

El ex jefe policial estaba imputado por violación de domicilio, secuestro y homicidio, crímenes por los que también estaban acusados los represores Luciano Benjamín Menéndez, ex comandante del III Cuerpo del Ejército, y Antonio Domingo Bussi, separados del caso por cuestiones de salud.

En el caso de Bussi, según el fallo dado el viernes, se extingue la causa por la muerte del acusado, ocurrida la semana pasada justo el día que comenzó el juicio oral.

En el fallo firmado por los jueces del Tribunal Oral Federal Gabriel Eduardo Casas, Carlos Jiménez Montilla y Jaime Díaz Gavier, se condena a Albornoz a "la pena de prisión perpetua e inhabilitación absoluta y perpetua", destitución y a pagar las costas del juicio.

Se lo consideró culpable como autor mediato y penalmente responsable del homicidio agravado por alevosía y con el concurso de dos o más partícipes, en perjuicio de Azize Weiss y de Aguirre, por la violación del domicilio de Las Piedras 710 -donde estaban las víctimas- y se consideró que cometió delitos de lesa humanidad.

"El Tuerto" Albornoz es uno de los uniformados con más denuncias de violaciones a los derechos humanos y ya tiene una sentencia a cadena perpetua anterior por los crímenes perpetrados en el centro clandestino de detención que funcionó en la jefatura de Policía de la provincia.

Tras conocer la sentencia, Mariana Tello, hija de Azize Weiss, dijo sentirse "aliviada", pero aclaró que su lucha continuará.

"Esto no termina aquí porque voy a seguir adelante por los 30.000 desparecidos y los chicos que fueron quitados a sus padres y entregados a otras familias", le dijo a Télam.

Tello lamentó la decisión de otorgar el beneficio de la prisión domiciliaria de Albornoz, porque "era un hombre que se sentía dueño de la vida y de la muerte de las personas".

Sara Mrad, representante de la Asociación Madres de Plaza de Mayo en Tucumán, dijo no estar conforme con el fallo y resaltó que "sentimos un profundo desagrado por la situación del arresto domiciliario ya que se trata de un ser perverso que estará muy cómodo en su casa, mientras nuestros hijos ya no están con nosotros".

En tanto, Peralta Palma -titular del ministerio público fiscal- señaló que "hemos conseguido la prisión perpetua, pero si Albornoz sigue cumpliendo la pena en su casa el fallo se vuelve irrisorio, simbólico".

"Creemos que se debe acondicionar el lugar de detención acorde a las necesidades médicas, pero debe estar en la cárcel porque son delitos de lesa humanidad graves y estos crímenes deben ser calificados de genocidios", añadió el fiscal.

Por último, Cecilia Aguirre, quien había declarado el primer día, siguió la última jornada del juicio por videoconferencia desde Corrientes.

Aguirre se encontraba el 12 de julio de 1976 en el domicilio de Combate de las Piedras 710 de la capital tucumana, cuando aproximadamente a las 11.30 cuando fue sorprendido por las Fuerzas Conjuntas de Seguridad.

En el ataque, que según los militares se trató de un enfrentamiento armado, murieron Aguirre y Azize Weiss -también de Montoneros- quien vivía junto con su esposo Carlos Tello y su hija Mariana en ese domicilio.

Fuente: Télam

Comentarios