Mundo
Jueves 20 de Octubre de 2011

Líderes mundiales ven la muerte de Gaddafi como una gran noticia para la democracia libia

El dictador estuvo 42 años en el poder y cayó este jueves a manos de los rebeldes y en su ciudad natal, Sirte, último bastión de las fuerzas del antiguo régimen libio. La ONU consideró que la muerte de Gaddafi es una "transición histórica para Libia” Los libios celebraron la muerte de Gaddafi con bocinazos, disparos al aire y abrazos

Los primeros mandatarios de Rusia, Francia, Alemania, Estados Unidos y Gran Bretaña celebraron la muerte del dictador libio Muamar Gaddafi, muerto este jueves a manos de los insurgentes.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, consideró que la muerte de Gaddafi da inicio a un proceso para establecer la democracia en Libia. "La liberación de Sirte debe señalar el comienzo de un proceso acordado por el CNT para establecer un sistema democrático en el que todos los grupos en el país tengan su lugar y donde las libertades fundamentales estén garantizadas”, dijo Sarkozy en un comunicado.

En tanto, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo que el fallecimiento de Gaddafi deja libre el camino para un nuevo comienzo pacífico en el país.

Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, señaló que la muerte del líder libio ofrece una promesa de un futuro mejor para el pueblo al que gobernó durante décadas, “un futuro fuerte y democrático”.

El presidente Barack Obama afirmó que la muerte de Gaddafi abre "una oportunidad al pueblo libio para decidir su propio destino". El inquilino de la Casa Blanca habló del "final de un capítulo largo y doloroso" para los ciudadanos del país árabe.

Por su parte, la secretaria de Estado Hillary Clinton dijo que sería un "alivio" si la noticia fuese confirmada. Sin embargo, "la muerte de Gaddafi no significa que la guerra se ha acabado".
Al mismo tiempo, el presidente ruso, Dmitry Medvedev, dijo esperar que la captura de Gaddafi lleve a la paz y a un gobierno democrático en Libia.”Esperamos que haya paz en Libia, y que todos aquellos que gobiernan el estado, diferentes representantes de las tribus libias, alcancen un acuerdo final sobre la configuración del poder.

La organización humanitaria Amnistía Internacional, por su parte, indicó que los nuevos líderes libios deben llevar la justicia sobre todos los sospechosos de violaciones de derechos humanos durante el régimen de Gaddafi.

“El legado de represión y abusos del gobierno del coronel Muammar Gadafi no terminará hasta que haya un recuento completo del pasado y los derechos humanos sean integrados en las nuevas instituciones libias”, señaló Hassiba Hadj Sahraoui, subdirector de AI para el norte de Africa y Oriente Medio.

Comentarios