País
Viernes 17 de Julio de 2015

Llega a la Argentina un nuevo tratamiento para el cáncer de pulmón

Una nueva droga para combatir un tipo de cáncer de pulmón fue presentada en el país para combatir esta enfermedad que anualmente provoca aproximadamente 9.000 defunciones por año.
Este tratamiento, eficaz para el cáncer de pulmón ALK+, forma parte de las llamadas "terapias dirigidas sobre blancos moleculares", que se diferencian de la quimioterapia porque no atacan todas las células (cancerosas y normales), sino que están diseñadas específicamente para intervenir inhibiendo el crecimiento de un tumor ocasionado por determinadas alteraciones genéticas.
En el mundo, el cáncer de pulmón provoca más muertes que el de colon, mama y próstata juntos , y se diagnostican 1.600.000 de nuevos casos cada año.
En la Argentina es el tipo de cáncer que ocupa el primer lugar en mortalidad, con una cifra estimada de aproximadamente 9.000 defunciones por año. Hoy se conoce que el cáncer de pulmón no es uno solo, sino que existen múltiples subtipos según cuál es el gen que se altera, lo que permitió desarrollar medicamentos "a medida" para algunas de estas alteraciones genéticas, como parte de las llamadas "terapias dirigidas a blancos moleculares".
El oncólogo Claudio Martín, jefe de Oncología Torácica del Instituto Alexander Fleming y médico oncólogo del Hospital María Ferrer, explicó que "el cambio en el tratamiento del cáncer de pulmón ha sido drástico en los últimos años: ahora contamos con muchas más herramientas que han permitido que los pacientes tengan una mejor la calidad de vida y que la supervivencia se haya prolongado en forma muy importante".
"Hace 10 años, no importaba el subtipo de tumor porque todos se trataban de la misma forma. En la actualidad, cada tipo de tumor de pulmón se trata de distinta manera, en varios casos con diferentes medicaciones más específicas y con mejores resultados. Por lo tanto, es mandatorio saber qué tipo de tumor tiene el paciente", dijo Martín.
Entre los factores de riesgo para desarrollar cáncer de pulmón, sin ninguna duda el tabaquismo es el más importante y el más relacionado con la patología. Sin embargo, el cáncer de pulmón puede afectar a cualquiera, no necesariamente a quienes son o fueron fumadores.
Entre un 10 y un 15 por ciento de los casos se dan en personas que nunca fueron fumadoras (ni activas ni pasivas), esto incluye hombres y mujeres de todas las edades, inclusive jóvenes de 15 años de edad .
En estos casos, el origen de la enfermedad podría responder a alteraciones genéticas. Se estima que entre el 85 y el 90% de los cánceres de pulmón corresponden al denominado "cáncer pulmonar de células no pequeñas" (CPCNP) , y de ellos, algunos de los subtipos se manifiestan en personas exfumadoras o que nunca fumaron, y presentan cambios moleculares específicos que podrían responder a distintos tratamientos.
Particularmente, uno de los subtipos se origina porque diferentes porciones de dos genes (el EML4 y el ALK) se ven alteradas, creando la proteína de fusión ALK que promueve el desarrollo y crecimiento del tumor.
En la actualidad es posible mediante estudios de marcadores tumorales reconocer la alteración genética e identificar a este CPCNP ALK+. A partir de allí, se puede orientar el tratamiento con terapias dirigidas especialmente a inhibir la alteración causante de este crecimiento tumoral. Particularmente, ya está disponible en la Argentina una nueva alternativa para el tratamiento de este tipo específico de cáncer de pulmón que afecta a cerca de 72.000 personas en el mundo.
La nueva droga, denominada ceritinib, es un inhibidor oral, selectivo de la ALK (quinasa de linfoma anaplásico) que demostró beneficios como terapia del CPCNP ALK+. En la Argentina está indicada como segunda línea de tratamiento, para aquellos individuos a los que ya se les había administrado un inhibidor de ALK. El ceritinib fue una de las primeras drogas en oncología de precisión en ser aprobadas por la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos como "terapia innovadora", por considerarse que atiende una necesidad médica no cubierta. Su uso fue autorizado a la fecha también por la Unión Europea y por diez países de Latinoamérica, América Central, Norteamérica y Asia.
 

Comentarios