Más noticias
Domingo 02 de Octubre de 2011

Llegar a fin de mes sin crisis

Cómo podemos estirar nuestro presupuesto para no terminar con angustia y estrés. Algunas claves: usar la tarjeta sólo para las emergencias, generar ingresos extras y la austeridad familiar.

Marcelo Elbaum*
Especial para UNO

Muchos de nosotros nos preguntamos como puede ser que en un momento de crisis como el que estamos viviendo, con menores ventas de las empresas y menores ingresos para las familias, muchos precios siguen subiendo, llevándonos al borde de un colapso nervioso al ver que el dinero no nos alcanza para llegar a fin de mes. Desde hace un año a la fecha ha habido subas de más del 30% en cines, prepagas, educación, comestibles, para citar algunos, muy por encima del incremento de nuestros salarios. ¿A qué se debe esto? Principalmente a dos cosas: lo que se conoce como“incentivo al consumo”.Tanto desde la expansión monetaria como la expansión fiscal, hacen que la gente tenga más dinero disponible para gastar aunque cada vez le alcance menos debido a la inflación.

Lo que se conoce “aumentar antes que no se pueda”: muchas empresas intentan aumentar sus productos antes de que se les señale, desde el gobierno o la demanda, que no se puede aumentar más. Esto proviene del hecho de que los precios son más inflexibles a la baja que al alza. O sea, que una vez que subieron los precios, es difícil bajarlos.

Es por eso que podemos llegar a convivir con uno de los peores males de la economía que es tener “inflación alta”. Lamentablemente este pareciera ser el pronóstico para el 2012 en la Argentina donde se espera que los precios suban el 18% anual.

¿Qué podemos hacer para que nuestro ingreso nos permita llegar a fin de mes sin angustia y stress? Acá van algunos consejos:

Elaborar presupuestos: habría que seguir el ejemplo de los más adinerados que hacen presupuestos diarios,semanales, mensuales y anuales. Uno se pregunta para que los necesitan. Eso es lo mismo que una persona gorda se pregunta para que una persona atlética sigue corriendo. El tema es que si no siguiera corriendo no podría mantener su estado físico. En este caso, las personas son ricas porque mantienen una conducta.

El presupuesto del primer mes debe ser exhaustivo: se debe anotar hasta lo más mínimo que se gasta. A través de esto descubrirá que hay un montón de gastos superfluos que podrían evitarse.

Use la tarjeta de crédito para comprar lo que se puede y no para endeudarse: No gaste con tarjeta si no pueda pagar el saldo a fin de mes. En estos contextos, los costos de financiación son muy elevados. Usela sólo para emergencias.

Reevalúe sus objetivos: Si está pensando en cambiar la casa o el auto, pregúntese si no puede tirar un poco más, o sea un año, para no endeudarse y tener la carga de una cuota.

Generar ingresos extras: pregúntese si no puede generar un ingreso extra, haciendo horas extras, ayudar al cónyuge a que desarrolle una habilidad que tiene o un hobby.

Páguese primero a usted mismo: esta estrategia supone crear un ambiente de austeridad familiar en donde se ahorra por ejemplo un 5% del ingreso antes de ponerlo a disposición de los gastos familiares. O sea, los gastos familiares se organizan para una familia que gana 100, como si ganaran 95. Con eso que sobra, se va creando un fondo para imprevistos.

Obviamente que a nadie le gusta ajustarse los pantalones, pero en estos momentos, vivir sin el estrés que supone no llegar a fin de mes es más que deseable. El tema es reducir los gastos sin vivir una vida miserable, por lo que debería diferenciar lo que es “austeridad” de “tacañería”.

 

*Director de Convexity, Consultora en Inversiones.

Autor de “Hombre rico, hombre pobre” m.elbaum@convexity.com.ar
 

Comentarios