Sábado 15 de Octubre de 2016

Lo detuvieron en la mañana, la Justicia lo soltó y a la tarde cometió un robo

A la mañana lo apresaron cuando transportaba plantines de marihuana y en la siesta por el arrebato de una cartera. En ambos casos se enfrentó con los policías.

Una historia de no creer protagonizó este viernes un conocido delincuente de 15 años que a la mañana fue detenido por transportar plantines de marihuana y 7 horas después lo volvieron a apresar por golpear a una mujer y arrebatarle la cartera.

Todo comenzó a las 7.30 durante un patrullaje de rutina en calle Edison y Pasaje Ojeda. Los policías observaron a dos individuos que circulaban en bicicleta que al ver a los uniformados se dieron a la fuga. Uno de ellos logró escapar entre los techos de una de las viviendas vecinas y el otro fue interceptado cuando intentaba ingresar a un domicilio.
Allí comenzó una pelea a patadas entre el detenido y los policías hasta que lo lograron reducir. En la requisa le secuestraron algunos plantines de marihuana.
Lejos de quedarse quieto, el adolescente cuando era trasladado en un móvil hacia la Comisaría del Menor pateó una de las puertas del patrullero y esposado se arrojó justo frente a la base de la Unidad Especial de Patrullaje, ubicada en calle Edison,
El jovencito emprendió la fuga hacia la calle Tropero Sosa en búsqueda de un refugio seguro hasta que los policías lo alcanzaron y lo volvieron a detener previo a un breve forcejeo. Desde allí fue trasladado a la Comisaría del Menor donde le labraron las actas por evasión, resistencia a la autoridad, lesiones y averiguación por infracción a la Ley de Estupefacientes.
Mucho no le duró el encierro al precoz delincuente que al rato recuperó la libertad y unas horas más tarde protagonizó un robo en avenida San Martín y Telles Meneses cuando golpeó y le arrebató la cartera a una mujer de 33 años que denunció que el ladrón se había fugado hacia el barrio Constitución.
En un patrullaje por la zona los policías lo interceptaron en Bernardo de Irigoyen al 900 y al identificarlo se dieron cuenta que era la misma persona que habían detenido por la mañana.
En la requisa le secuestraron un teléfono celular, un monedero con documentación, tarjetas de crédito y $3.800 que eran de la víctima.
Durante el arresto, vecinos de la zona salieron en defensa del menor y a los piedrazos agredieron a los policías. Uno de los móviles sufrió la rotura del parabrisas.
El joven fue trasladado a la Comisaría del Menor donde quedó detenido a disposición de la Justicia.


Comentarios