Mundo
Domingo 06 de Diciembre de 2015

Los bosques son un factor clave en la lucha climática

Cumbre en París. Se los pondrá en el centro de la escena para frenar el calentamiento global. En el Protocolo de Kioto los esfuerzos se habían centrado en la reducción de las emisiones  

El acuerdo climático que se prevé aprobar en París situará la conservación y restauración de los bosques como un instrumento fundamental de lucha contra el calentamiento global. Esa será la diferencia del Protocolo de Kioto, que se centró en la reducción de emisiones en los países ricos.
Casi un centenar de los más de 180 países que han presentado contribuciones nacionales a Naciones Unidas para el nuevo acuerdo climático que se prevé aprobar en París prometen reducir emisiones mediante la preservación o restauración de su masa forestal, entre ellos la práctica totalidad de los Estados latinoamericanos.
Dieciséis jefes de Estado y Gobierno de los países que más bosques poseen y algunos desarrollados han creado una alianza para situar el bosque en el centro de las soluciones al cambio climático, abogando por una acción fuerte, colectiva y urgente para promover el desarrollo sostenible deteniendo y revirtiendo la deforestación.
Alemania, Noruega y Estados Unidos se comprometieron a reunir US$ 5.000 millones entre 2015 y 2020 si los países con más bosques miden, reportan y verifican reducciones de emisiones procedentes de la conservación o restauración de sus masas forestales.
“Nuestro objetivo a ayudar a los países que están en pleno progreso económico a que reduzcan la deforestación”, incidió Karsten Sach, director de Política Internacional del Ministro de Medio Ambiente alemán.
“Los países con grandes extensiones de bosques en alianza con otros gobiernos, el sector privado y la sociedad civil acordamos en París incrementar los esfuerzos internacionales para eliminar la deforestación y la degradación de la tierra”, subrayó el ministro peruano del Ambiente, Manuel Pulgar Vidal.
En su contribución al acuerdo de París, Perú, por ejemplo, plantea un 30% de reducción de emisiones en 2030 respecto a lo que hubiera sido el crecimiento normal mediante el manejo sostenible de su masa forestal, entre otras acciones. Y es que los bosques, de los que dependen directamente la vida de más de mil millones de personas, desaparecen del planeta a un ritmo de 12 millones de hectáreas al año, una destrucción responsable del 11 % de las emisiones mundiales.
“Sólo la cooperación internacional salvará los bosques”, subrayó el príncipe Carlos de Inglaterra en su intervención frente a más de una decena de líderes latinoamericanos y  reunidos recientemente en un foro promovido por Perú.         

Comentarios