La provincia
Domingo 26 de Julio de 2015

Los colados en los micros dejan pérdidas de entre $3,5 y $6 millones

Sara González
gonzalez.sara@diariouno.net.ar

La Provincia pierde entre $3,5 millones y $6 millones anuales por los usuarios que no pagan su boleto cuando se suben a un micro del transporte público de pasajeros del servicio urbano. Esto representa entre el 0,9% y el 1,5% del total de la recaudación, que para este año está prevista en unos $400 millones. La nueva concesión prevé la colocación de sensores para pasajeros.
Estos números son un estimación que se surge de la encuesta que encargó el Gobierno, previa a la redacción de los pliegos de la nueva licitación del transporte que remplazará a la actual, que vence el 25 de noviembre y duró 10 años.
Todos los referentes del sector coinciden en que este monto que se pierde no es una cifra tan alta –si se tiene en cuenta el total de la recaudación–, pero es preocupante porque puede convertirse en un gran dolor de cabeza si la evasión  se incrementa.
 El problema no es nuevo; viene atravesando a varias administraciones de gobierno y –dada su complejidad– no tiene una solución a la vista. Pero algunas situaciones de violencia que les ha tocado sufrir a los choferes de las unidades en las últimas semanas, les ha obligado a las empresas y al Estado a poner el ojo sobre la situación.
Todos los referentes coinciden en que el problema está acotado a zonas críticas y sobre todo los fines de semana y en horario nocturno. Si se toman esas zonas complicadas, el porcentaje de pasajeros que suben sin pagar asciende al 15%. Ese fue el resultado del último operativo del fin de semana pasado, que realizaron en forma conjunta  la policía, inspectores de Transporte, las empresas concesionarias y representantes del gremio de los choferes. En esa oportunidad, detectaron  entre las 5.30 y las 8 del domingo, en los micros que transitan por calle Salta, 149 pasajeros sin boleto a bordo de las unidades que fueron bajados y puestos a disposición de las autoridades.
Motivos
“El problema de los colados está asociado a una situación de inseguridad. Son grupos de personas que generalmente suben alcoholizados y aunque el chofer les exija el pago no les interesa pagar. Los choferes no pueden hacer nada ante estas situaciones. En algunos casos, le muestran la punta del revólver”, sostuvo Oscar Razquin, de AUTAM, la entidad que nuclea a los empresarios del transporte.
“Ya no existe esa época en que los choferes podían bajar al pasajero que se negaba  a pagar el boleto. Hoy eso es imposible, porque ellos se ponen en riesgo junto con los pasajeros”, manifestó Razquin.
En la mayoría de los casos - añadió- la evasión en el pago se debe a este tipo de casos: son personas que suben alcoholizadas o hacen valer la fuerza simplemente porque buscan viajar gratis.
En segundo lugar –pero en un escala mucho menor– está la evasión en el pago por el mal uso de los abonos y en tercer lugar, pero con menor incidencia aún, el mal funcionamiento de las máquinas cobradoras. En definitiva, la principal problemática es la combinación de marginalidad, violencia y delincuencia.
 El ministro de Transporte, Pablo Rousseau, también admitió que el problema de la evasión es preocupante. “En montos de dinero tal vez no es significativo, pero hay que tratar de mejorar el tema”, dijo.
Rousseau hace hincapié en que la mejor manera para revertir la evasión es hacer que los empresarios sean solidarios con los riesgos. “Hoy sólo pierde el Estado y los empresarios no, porque las empresas cobran por los kilómetros recorridos sin importar cuántos son los pasajeros que llevan y si pagan o no pagan el boleto”, expresó el funcionario.
 Este es el punto más controvertido que ha tenido la concesión vigente en los últimos 10 años y que ahora se pretende cambiar de acuerdo a lo redactado en los nuevos pliegos. El Gobierno quiere que las empresas concesionarias del servicio cobren mediante un sistema mixto que incluya dos variables: los kilómetros recorridos y el número de pasajeros transportados.
De esta manera, se espera que las empresas hagan acciones más concretas para evitar la evasión en el pago del boleto.
Es necesario también facilitar la recarga de la Red Bus, agrega Jorge Teves, el referente del tema transporte público del radicalismo y senador electo por Cambia Mendoza.
“Hace falta habilitar más bocas para que los usuarios tengan más posibilidades de cargar la tarjeta. Por ejemplo, en el barrio La Estanzuela no hay dónde cargar la Red Bus. También pasa que en algunos barrios se han instalado máquinas, como es el caso de La Favorita, pero siempre hay vándalos que las rompen”, se lamentó el legislador radical.

Comentarios