La provincia
Lunes 26 de Diciembre de 2016

Los combustibles, el súper y los autos usados, los que más cayeron en ventas en Mendoza

Según datos de la Fundación Ideal, se registró en promedio una caída del 7,7% en el tercer trimestre del año. La venta de vehículos nuevos fue casi la única alza en un contexto crítico.

En un contexto generalizado de caída en el consumo, la venta de autos usados, los supermercados e hipermercados, y el expendio de combustibles fueron los tres rubros donde más se sintió el freno en las compras que han puesto los consumidores.

Según datos relevados por la Fundación Ideal en el Informe Económico y Análisis Sectorial, en el último trimestre del año la actividad comercial de Mendoza cayó -7,7% con respecto al mismo período de 2015.

Los meses anteriores tampoco habían sido alentadores porque también mostraron un comportamiento negativo (-3,6% el primer trimestre y -11,2% el segundo).

En promedio, la caída acumulada en los primeros nueve meses fue de 7,5%.

La venta de autos usados registró la caída más aguda, del 24%. Siempre comparando contra el mismo período del año pasado. Le sigue el rubro de los supermercados, que bajó 11%, (descontando el efecto de la inflación) y el combustible, que descendió 8,9%.

La caída en las ventas en el rubro supermercados es un reflejo directo de la parálisis comercial, porque este es uno de los sectores menos elásticos a la baja.

El consumidor resigna las primeras marcas en favor de las más baratas, deja de lado los productos que no considera imprescindibles, busca las ofertas y promociones y achica la compra.

El único brote verde
Al menos un rubro mostró un comportamiento positivo durante todo el año: la venta de vehículos nuevos, siendo la variación del tercer trimestre la mayor en lo que va de 2016 (+12,9% interanual).

El motor de ese comportamiento han sido las bonificaciones y promociones que aplicaron todas las automotrices justamente para evitar que las ventas se fueran a pique.

Este sector se transformó así, no sólo a nivel mendocino, sino también a nivel nacional, en el único que tuvo números positivos al cierre de este año.

La ocupación hotelera creció por primera vez en el año. Se ocuparon 8,6% más plazas en el tercer trimestre de 2016 que en el mismo de 2015.

Esto se da porque en el período se toman las vacaciones de invierno, una época de temporada alta para el turismo receptivo en Mendoza.

Las razones
El comportamiento contractivo del sector se explica en un contexto en el cual la masa salarial de la Provincia (el monto total de ingresos netos percibidos por los trabajadores de la economía) se redujo -11% en términos reales.

En otras palabras, según se analiza en el informe, el poder adquisitivo del total de los trabajadores de Mendoza cayó, generando un impacto negativo directo en el consumo.

En este contexto se entiende la fuerte disminución del índice de confianza del consumidor de la Universidad Torcuato Di Tella, que en el tercer trimestre varió, en promedio, -18% respecto al mismo período de 2015.

El consumo se vio resentido también por la coyuntura del sistema financiero, de acuerdo con el análisis realizado por el economista Pablo Salvador y el equipo de la Fundación Ideal.

La tasa de interés de referencia utilizada por el Banco Central de la República Argentina como instrumento de política monetaria para controlar la inflación (Lebac 35 días) se fijó en un máximo de 38% en los meses de marzo y abril, y desde entonces la fue reduciendo poco a poco.

Las elevadas tasas de las Lebacs se trasladaron al resto de tasas de la economía, entre las cuales se encuentran las de los préstamos al sector privado.

El equilibrio resultante fue un menor stock de préstamos a personas físicas que en 2015 (-12% en el tercer trimestre, sin efecto inflacionario), lo que también juega en contra del incremento del consumo privado.

Si a esto se le suma que las tasas de interés nominales por depósitos a plazos fijos de 30-59 días han sido superiores a la inflación esperada para los siguientes 12 meses, es decir, una tasa de interés real positiva, y dado que no existen expectativas de una fuerte devaluación en el mediano plazo, los agentes económicos tienen incentivos a incrementar su ahorro en pesos en detrimento del consumo.

Impacto en el turismo
Únicamente juega a favor de la actividad del sector el incremento del tipo de cambio real multilateral (+19% interanual en el tercer trimestre de 2016), que torna un poco más atractivo a nuestro país como receptor de turismo internacional. Pese a ello, los factores mencionados previamente actúan en perjuicio del turismo interno.

En conclusión, la caída del poder adquisitivo en conjunto con una menor disponibilidad de crédito y un mercado financiero que generó mayores incentivos al ahorro fueron factores que incidieron en la dinámica contractiva del sector comercio y la retracción de la confianza del consumidor.

Lo preocupante es que los primeros datos que surgen del último trimestre del año no muestran un cambio en la tendencia, con lo cual el sector deberá esperar a 2017 para su reactivación.

Comentarios