Economía
Viernes 02 de Diciembre de 2011

Los controles de la AFIP redujeron un 70% la demanda de dólares

El apetito por la divisa norteamericana no parece haber desaparecido, pero la presencia en sucursales se redujo porque no regresa la gente que recibe una desaprobación.

No hace falta una gran recorrida. Alcanza con hacer la cola en cualquier casa de cambio de la city porteña para tener una primera impresión sobre el tema: la palabra AFIP se puede escuchar al menos tres veces en cada una de las consultas que hacen los clientes por ventanilla para comprar moneda extranjera. Y el nivel de rechazo del organismo oficial supera al final del día, fácilmente, la mitad de las operaciones.

El Cronista pudo experimentarlo esta semana, durante más de tres horas, en la casa central que tiene Banco Piano en el microcentro, en San Martín 345. De tan lento y engorroso, el proceso de validación que realiza la AFIP (en tiempo real) obliga a la gente a inmolarse en colas de hasta una hora y media. Con la altísima probabilidad de que, en el final de esa inmolación, la mayor parte de los ahorristas minoristas reciba el rechazo rotundo de Ricardo Echegaray por "incapacidad patrimonial".

En los bancos locales consultados por este diario confirmaron que, actualmente, el nivel de desaprobación llega al 70% de las solicitudes. Pero que, aún así, la demanda se redujo visiblemente. "El apetito por el dólar no mermó, porque no cambió nada en la economía como para que esto pasara. Pero hoy la presencia en sucursales se redujo a una quinta parte; la gente que recibe el rechazo no vuelve", explicó el economista de uno de las grandes entidades minoristas del sistema.

"Los controles de Moreno pueden haber tenido éxito en el dólar blue, porque supo identificar ahí quiénes eran los grandes jugadores. Pero mi experiencia es que, tarde o temprano, cuando la gente quiere un activo lo consigue", agregó. El "índice rechazo" se ubicó en los mismos niveles para un cajero de una de las grandes casas de cambio del país que fue consultado por este diario: "Siete de cada diez tenés que rebotarlos. Pero eso no altera la demora, porque el trámite de validación tenés que hacerlo igual", respondió. El mismo desaliento trasmitió el gerente de otra entidad muy activa en el mercado cambiario: "Ya hay poca gente que consulta para comprar, porque ya sabe que no puede hacerlo", dijo.

La voracidad por el dólar se reflejó hasta la semana pasada en un fuerte retiro de depósitos que, según dicen las entidades, hoy ya prácticamente desapareció. Preocupa, en cambio, la cantidad de depósitos que ya se derramaron: los propios banqueros reconocen que, en sólo un mes, las entidades más grandes del sistema perdieron 30% de sus ahorros en dólares. Aunque, a nivel sistema, esa cifra se ubica en 15% por la fuerte ponderación de bancos públicos.

La compra de dólares ya logró convertirse en uno de los malos momentos del día para quien requiere llevarla adelante. La espera se hace tan larga que los clientes más extrovertidos empiezan a descargar su impaciencia en voz alta: "Hace una hora y media estoy acá", repetía, de vez en cuando, un jubilado que esperaba en esa sucursal de Banco Piano. Protestaba porque, delante de él, una porteña de 60 años demoraba su operación hablando con El Cronista. Ella había tomado la precaución de ir con una estampita de la Virgen de Luján: "Hoy tuve suerte", sonreía radiante. ¿Compró mucho?, se le preguntó. "Doscientos dólares", dijo.


FUENTE: El Cronista
 

Comentarios