Economía
Viernes 14 de Octubre de 2011

Los fanáticos se lanzaron en masa a comprar el último aparato que creó Steve Jobs

Es el iPhone S, que se activa con la voz gracias al software Siri. Apple comentó que recibió más de un millón de pedidos online en las primeras 24 horas tras su lanzamiento, superando los 600.000 por el iPhone 4, aunque ese modelo se vendió en menos países.

Los fanáticos se lanzaron en masa este viernes a las tiendas de Apple para comprar el último aparato que desarrolló Steve Jobs antes de morir: se trata del iPhone 4, que que se activa con la voz, gracias al software Siri.

"Creo que mucha gente va a comprar el iPhone 4S porque fue el último iPhone en el que trabajó Steve", observó Wil Batterham, de 15 años, que junto a su amigo Tom Mosca fue el primero en comprar el nuevo teléfono en la tienda de Apple en Sidney. "La gente está diciendo que fue bautizado por él, como iPhone 4S, por Steve", agregó. 

Cuando se les preguntó cuál sería la primera función que usarían del iPhone 4S, Mosca contestó: "Preguntar dónde está Steve", refiriéndose al software activado por voz Siri que trae el teléfono.

Cientos de personas hacían una larga cola en la tienda en Sidney, protegiéndose del frio matinal. Las 13 tiendas de Apple en Australia fueron las primeras en abrir sus puertas a las 08.00 hora local para vender el iPhone 4S.

Los fanáticos de Apple no parecían decepcionados el viernes en Sidney mientras hacían fila para comprar el nuevo teléfono, antes de que las ventas comenzaran en Japón, Alemania, Francia, Gran Bretaña y América del Norte.

En efecto, cuando abrió la tienda Apple de Londres parecía el festejo de Fin de Año. Cientos de personas, una de las cuales llevaba 10 días acampando, celebraron con gritos de alegría la puesta en venta este viernes del nuevo iPhone 4S en el Apple Store de Londres, la tienda más grande del mundo de la empresa norteamericana.

El personal de la tienda repartió números y refrescos a unas 300 personas que esperaban en una larga fila en la turística plaza de Covent Garden, en pleno corazón de la capital británica.

"Soy un gran fan de Apple", dijo Rob Shoesmith, de 30 años, quien acampó durante 10 días al exterior de la tienda para hacerse con uno de los nuevos dispositivos móviles.

Explicó que durante estos días sobrevivió cambiando accesorios Apple por alimentos y agua, y haciendo llamamientos en las redes sociales para que la gente le trajera víveres.

El presidente ejecutivo Tim Cook y su equipo esperan que el primer dispositivo lanzado sin el visionario ex líder de Apple al mando de la compañía, salvaguarde su liderazgo en el mercado global. El iPhone 4S -presentado al mundo sólo un día antes de la muerte de Jobs- fue calificado de decepción porque no llegó a ser una revolución en diseño: viene con un procesador más rápido y una cámara mejor y más sensible a la luz, pero poco más lo diferencia de su predecesor.

Sin embargo, las entusiastas reseñas se centraron en el software Siri, que se activa con la voz, lo que desde entonces ayudó a establecer un ritmo récord en los pedidos iniciales por internet.

La firma de la manzana afirmó que no revela cifras de ventas el día del lanzamiento, por lo que contabilizarlas podría ser difícil. La compañía sí comentó que había recibido más de un millón de pedidos online en las primeras 24 horas tras su lanzamiento, superando los 600.000 por el iPhone 4, aunque ese modelo se vendió en menos países.

La quinta generación de iPhones de Apple usa chips de Qualcomm, Toshiba y de una serie de compañías más pequeñas de semiconductores, según la firma de reparaciones iFixit, que abrió el aparato el jueves.

El primer día de ventas de un nuevo dispositivo de Apple normalmente es una celebración jubilosa en todo el mundo, pero Apple ha evitado cualquier mención o exhibición de Jobs para las ventas globales del iPhone 4S, prefiriendo un enfoque "más empresarial que lo usual". Pero los fanáticos de la empresa en Sidney se aseguraron de que el genio de la manzana fuera parte del lanzamiento, con un pequeño santuario con flores, velas y fotos afuera de la tienda.
 

Comentarios