Escenario
Sábado 14 de Febrero de 2015

Los Nocheros adelantaron San Valentín en su show rosarino

El regreso de Kike Teruel y el tono intimista y romántico del recital caracterizaron la actuación del grupo salteño en el City Center.

Románticos y carnavaleros, Los Nocheros volvieron a mostrar clásicos y también nuevas canciones en un concierto dedicado a los enamorados. El show del cuerteto salteño, que se anunciaba como "intimista y romántico" para celebrar San Valentín junto a las rosarinas, terminó siendo una gran fiesta.

"Este será un show íntimo, con canciones románticas para las chicas, con los changos como cómplices nuestros", anticipó Mario Teruel. El City Center lució repleto y mostró en el sonido una notoria mejora respecto a otros shows.

De vestimenta informal, con una escenografía austera que sólo incluía cuatro telas en el fondo del escenario, Los Nocheros desplegaron un set contundente.

La armonización de las voces no decae en su calidad y las clásicas "Entre la tierra y el cielo" y "Cosa peligrosa", sonaron remozadas. Un enganchado de cumbias y huaynos sacudió al público que estaba expectante hasta que Rubén dijo "a bailar". Nadie pudo resistirse con "Amor a contramano" y "Tu amor vive en mí", ni el staff del Casino que también se soltó.

El bloque más folclórico incluyó la zamba salteña "Morir de amor" y la chacarera "Soy de Salta", ambas grabadas en trío, sin Kike. En esta última, el bandoneón de Germán Mercado dio aire carpero a una letra que remite al origen de Nocheros.Salta no ha dado aún un cantor nuevo que supere los tramos solistas de Rubén Ehizaguirre. El tenor nacido en Villa Soledad se destaca en la versión de "Alfonsina y el mar", musicalmente vestida para que luzca su voz y el arreglo preparado por Mario. Después de dos chacareras, "Pegó en el palo" y "Chacarera enamorada", ambas del disco "Zafiro", todos reciben piropos y devuelven zambas. Entre ellas "Jamás", que tuvo una recordada versión grabada en el Colón junto a la Sinfónica de Salta, con Jorge Rojas aún en el grupo.

Kike y Mario ocupan el centro de la escena, pero Alvaro y Rubén van al frente con las voces. Kike Teruel, regresado al grupo luego de un año sabático, luce más fresco, con "más onda" y más conectado con la gente y con los compañeros. "No saber de ti", conecta con las primeras fans, que escuchan y aplauden mucho, aunque en "La yapa", de la misma época, sólo dos chicas aceptan el convite y se animan a bailarla.

La chacarera de Demi Carabajal "Sólo pa bailarla", también conocida como "La simple", tuvo una versión más rockera. Precedió al tinku "Fue", con el que Nocheros inició una idea de cantar temas de autores nuevos y jóvenes, como Daniel Cuevas, el salteño autor de este tema. "A seguir bailando", propone Rubén y suben el ritmo con "Fría". Sigue la fiesta con "Canto nochero", la letra de Teresa Parodi que mejor define la propuesta.

El huayno carnavalero "El querendón" y "Te vas" suenan en la despedida. "Una zambita, la última, muchas gracias", anuncia Mario y Rubén vuelve a destacarse en "La cerrillana". La última imagen lo muestra a Ehizaguirre volviendo al escenario y desde ahí firmando autógrafos y recibiendo saludos. En los 90, Los Nocheros fueron la vanguardia, utilizando formas no frecuentes en el folclore. Su estilo fue una de las grandes referencias para los grupos de la época. Muchas de sus canciones, sumamente populares y cuya versión original les pertenece, no han sido superadas por las innumerables lecturas posteriores. En la canción romántica, basados en la inspiración de letristas como Yuyo Montes, Silvia Mugica o La Moro, entre otros, encontraron la fórmula con la que consiguieron la masividad y el reconocimiento que aún conservan.

Comentarios