San Rafael
Domingo 16 de Octubre de 2011

Los pueblos originarios viven

En San Rafael hace varios años que una comunidad de ocho familias con raíces mapuches está trabajando para mantener viva su cultura y permitir que otros descubran sus raíces aborígenes 

La comunidad mapuche Pewel Katuwue desarrolla una intensa actividad cultural y esta semana participó en varios actos que se realizaron en distintas escuelas para comunicar y hacer conocer aspectos culturales que tienen que ver con el acervo mapuche y con rasgos que hacen a la idiosincrasia de lo que es uno de los pueblos originarios de nuestra tierra.

A partir del decreto de necesidad y urgencia Nº1.564/2010, dictado por la presidencia de la Nación, el Gobierno nacional declaró el 12 de octubre como el Día del Respeto por la Diversidad Cultural, dejando en la memoria del siglo XX la antigua denominación del día de la raza. A partir de ese momento cobraron nuevo impulso muchas organizaciones que venían trabajando para preservar culturalmente las costumbres y tradiciones propias de cada etnia.

Aquí en San Rafael, Ángel Napoleón, cuyo nombre mapuche es Mapuleo, Sandra Silva y Carla Strohaln vienen desarrollando ese tipo de actividades y visitaron la redacción de UNO San Rafael para hacer conocer su propósito. Actualmente se reúnen en un espacio que les han cedido en un local de la segunda cuadra de calle Pellegrini y allí realizan sus txawun o reuniones, en las que intentan generar un espacio para referenciarse.

“Muchos hermanos mapuches que viven en nuestra comunidad no saben de sus orígenes en nuestra raza”, dice Ángel, aclarando que su verdadero apellido es Mapuleo, “pero como mis ancestros pronunciaban su idioma de una manera muy trabada para el oído huinca, el oficial del registro civil anotó Napoleón, que le sonó más familiar”.

“Es que como nuestra lengua no tiene escritura, o al menos no la tiene en los términos convencionales que usa la civilización, nosotros tuvimos que inventarnos una para poder comunicarnos con la cultura occidental y por eso utilizamos las letras no por lo que tienen que ver con su origen sino por lo que representan fonéticamente, por eso usamos la w por ejemplo”, explica.

Mapuleo dice que los mapuches no entienden la tierra como un pertenencia del hombre sino al hombre como una pertenencia de la tierra, como algo integrado en una cosmovisión que comprende la realidad de la manera más abarcativa, sin exclusiones ni diferencias. “Somos todos parte de lo mismo”, dice, y explica que “en realidad, lo que tratamos de hacer es visibilizarnos, porque estamos invisibilizados”, dice usando un juego de palabras con el concepto de la civilización.

“No es que estemos incivilizados, porque estamos integrados a la vida actual, vivimos en casas construidas por el Gobierno y manejamos vehículos como cualquier otro. Tampoco significa que hayamos desaparecido, el tema es que somos casi invisibles, por eso trabajamos para hacernos ver, de modo que muchos hermanos nuestros que no saben que tienen origen mapuche puedan encontrar sus verdaderas raíces culturales”, expresa.

“Nosotros queremos agradecer la libertad y el respeto con que siempre se nos ha tratado desde los medios aquí en San Rafael. No nos interesa entrar en ninguna clase de conflictos, nuestra misión es pacificar y crear armonía”, concluye.

Identidad mapuche

Ángel Napoleón está a punto de recibir su nuevo documento nacional de identidad, en el que aparece en la foto con su vincha y su manta mapuche, es decir con los atributos propios de su cultura y en el que dejará de llevar el apellido Napoleón y pasará a llamarse Mapuleo.
Su caso será el primero en la provincia de Mendoza y el cuarto en el país y es parte de la lucha que llevan junto con otras organizaciones.
Por su parte, Sandra Silva participó en unas jornadas realizadas en Malargüe en las que se intenta que se les restituyan a los pueblos originarios los restos de sus ancestros que hoy se exhiben en los museos. “Tuvimos un diálogo muy fructífero y avanzamos mucho. Esperamos que se reconozca nuestro derecho”.

Comentarios