Más noticias
Domingo 25 de Septiembre de 2011

Los que pelean desde atrás

Marcelo Arce
marce@diariouno.net.ar

Uno está esperanzado con el “efecto arrastre” de Hermes Binner, otro se subió a la campaña hace menos de tres semanas y de la mano de Eduardo Duhalde. Un par más puja por convertir a la izquierda en una fuerza con peso en la provincia.

Diario UNO entrevistó a Oscar Santarelli (Frente Amplio Progresista), a Daniel Gaído (Unión Popular), a Nicolás del Caño (Frente de Izquierda) y a Carlos Ordóñez (Proyecto Sur), cuatro de los siete candidatos a gobernador, que tienen la particularidad de pelar desde atrás en la carrera electoral para llegar a sentarse en el sillón de San Martín. Lejos en las encuestas de Francisco Pérez (PJ), de Roberto Iglesias (UCR) y de Luis Rosales (PD), cada uno encara la elección del 23 de octubre con distintos objetivos y propuestas.

El socialismo que encarna Santarelli apunta a llegar a los dos dígitos y mejorar la presencia del progresismo en los departamentos ganando bancas de concejal.

Tras la mala performance el 14 de agosto, el duhaldismo no aspira a demasiado. Pero su candidato, Gaído, se convirtió en rara avis: es el único de los candidatos a gobernador que se expresa abiertamente a favor de la minería.

Ordóñez enfrenta el mayor desafío de todos para sumar: no lleva candidato a presidente ni a diputados nacionales, fruto de que la lista de Fernando Pino Solanas no pasó el filtro de las primarias.

El Frente de Izquierda lanza una propuesta singular: si gana la elección, el gobernador y todo el resto de sus funcionarios cobrará lo mismo que un docente.

“Nuestra deuda externa mata y hay que revisarla”
Carlos Ordóñez Partido Nueva Izquierda Proyecto Sur. Lista 68

Hace un mes nadie suponía que Carlos Ordóñez, el titular del gremio de los trabajadores judiciales de Mendoza, se iba a convertir en candidato a gobernador. “Nuestra postulación surgió de la necesidad de un colectivo y la veníamos discutiendo desde hace rato”, dice quien ahora ocupa el centro del espacio político de Fernando Pino Solanas en la provincia. Y como Proyecto Sur finalmente no presentará candidato a presidente el 23 de octubre (Alcira Argumedo no superó el piso del 1,5porciento de los votos necesarios), Ordóñez representa el extraño caso de un candidato que no tendrá arrastre nacional. Ni para bien ni para mal.

“Yo encabezo la boleta y sabemos que nos jugamos una gran patriada en la patria chica”, se envalentona.

Como digno representante de Solanas, su proyecto político tiene al frente la “defensa irrestricta de la Ley 7.722 contra el uso de sustancias tóxicas en minería”.

Pero su proyecto, según sostiene, está enmarcado en “cinco causas para Mendoza”: la igualdad, la recuperación de los recursos naturales, la “democratización de la democracia”, la causa por la educación y la cultura y finalmente la reconstrucción de las industrias.

Dentro de esto, Ordóñez incluye su planteo de no pagar la deuda de la provincia, que supera ampliamente los 1.000 millones de dólares.

–¿Cómo serían específicamente algunas de esas “causas”?
–En cuanto a la igualdad, hay que destacar que el hambre es un crimen, porque es evitable. Nosotros podemos erradicar el hambre en Mendoza y garantizar el cuidado y tratamiento médico a todos sus habitantes. La propuesta requiere movilizar todos los recursos de la provincia mediante un plan de lucha contra la indigencia y la pobreza a través de medidas de emergencia y estrategias a mediano y largo plazo.

–Hay uno de los puntos que me llaman la atención: usted plantea el no pago de la deuda de Mendoza.
–La deuda mata. Hay que plantear la revisión de la ilegítima deuda externa provincial. Y también una reforma tributaria a fin de modificar el actual sistema regresivo.

 

“Un funcionario no ganará más que un docente”
Nicolás del Caño Candidato por el Frente de Izquierda. Lista 211

“A nosotros, la izquierda, quisieron proscribirnos el 14 de agosto y por eso recibimos un apoyo más que importante: en Mendoza hicimos la mejor elección desde 1989 para diputados nacionales. Nuestro objetivo es plantear las necesidades de los trabajadores con un mensaje sin rodeos”.

Nicolás del Caño es el candidato del frente de izquierda en Mendoza y sostiene su candidatura en una idea novedosa: la alianza entre el Partido de los Trabajadores Socialistas y el Partido Obrero, propone que ningún funcionario o dirigente político gane más de lo que gana un docente de la provincia. “Una parte de la dieta del gobernador y del resto de los funcionarios políticos (en caso de que ganemos) va a ser destinado a un fondo de lucha nacional. Su sueldo básico va a ser como el de una maestra, es decir de unos $3.000”, sostiene Del Caño.

Con un estilo duro, ataca al gobierno de Celso Jaque. “Es un gobierno a tono con el Gobierno nacional, pero con un matiz hacia la derecha y que fue un fracaso total”, dispara y se queja a su vez por el tratamiento que desde el oficialismo y desde otros partidos le dieron al caso de Otilio Romano y su pedido de asilo político en Chile.

“Las propuestas de los principales candidatos –sigue– no apuntan a solucionar los problemas de los trabajadores y de los sectores populares. El ejemplo es el tema de las viviendas: Luis Rosales promete que va a solucionar todo cuando sinceramente es una mentira. Es una promesa que no se puede cumplir la que hizo. Paco Pérez está pidiendo créditos en el mundo e Iglesias dice que va a construir más de 10.000 casas. No se está planteando ni la discusión de cómo se va a hacer eso ni cómo se van a manejar esos fondos que tienen que ser de los trabajadores ”, asegura.

–¿Cuáles son los ejes de su propuesta?

–Uno de los ejes es la vivienda. Otro es la instauración de un impuesto progresivo a las grandes fortunas y el otro es la nacionalización de los recursos energéticos. Nosotros planteamos la reestatización de las empresas como Repsol, que está en manos de multinacionales que lo único que hacen es saquear, saquear y saquear.

 

“Yo quiero aclarar que a mí no me puso Racconto”
Daniel Gaído Candidato Unión Popular. Lista 23

Daniel Gaído empieza la entrevista con una advertencia: “Antes que nada quiero aclarar algo: a mí no me puso Racconto (Cristian), punto. Lo conozco de jugar un par de partidos de fútbol, de la profesión... Nosotros venimos trabajando anónimamente y, aún siendo PRO, decidí que tenía que trabajar más por el lado peronista. Soy un empresario con un par de años en esto y creo que hay que involucrarse. Fuimos a Buenos Aires por nuestro lado y a mí me llamó el presidente de Unión Popular a nivel nacional, de allí surgió mi candidatura que, acepto, es una brasa caliente”.

Gaído se convirtió de la noche a la mañana en el candidato de Eduardo Duhalde en Mendoza, tras el escandalete que rodeó al vice Racconto y al entonces candidato a gobernador José Micheli, que terminó abandonando. “Nunca sabés para dónde va a disparar Cristian, no es fácil conocerlo”, se sincera.

“No estamos arrancando de cero –dice– y respeté los armados políticos de los departamentos que hizo Racconto. Pero punto: el candidato a vicegobernador lo elegí yo. Me pareció una buena oportunidad para empezar a trabajar en un buen proyecto político más allá de las elecciones. Pero nuestra apuesta es una: poder instalar un proyecto, con eso estamos ganando.

–¿Y de qué se trata ese proyecto?
–Mendoza en serio. Además de las viviendas, de las que hablaré más adelante, está la integración y la conciliación con el resto de las fuerzas: con la policía, con los militares, con la Iglesia, con los otros partidos políticos. Hay que generar un ambiente de convivencia en los temas que son de Estado.

–¿Y la minería?
–Yo estoy de acuerdo con la minería sustentable como actividad económica. Es una actividad más, como la vitivinicultura. Nosotros tenemos la cordillera y hay que aprovecharla. Pero el tema se ha vuelta impopular. ¿Quiere algo contaminante más perverso que la pobreza?
 
–Quedó pendiente el tema de las viviendas.
– Yo prometo las viviendas que puedo hacer, el resto son ilusiones. Hablan de créditos de la India, de China... ¿Cómo van a devolver esa plata?

 

 

“Nosotros no vamos a salir a mentirle a la gente”
Oscar Santarelli Candidato del Frente Amplio Progresista. Lista 134

El candidato del Frente Amplio Progresista en Mendoza, Oscar Santarelli, es otro de los que confían en el “efecto arrastre” nacional. “Estamos manejando los tiempos en la campaña porque siempre el presupuesto es escaso. Nosotros creemos que Hermes Binner va a andar entre los 17 y 18 puntos en octubre y nosotros nos estamos acercando a los dos dígitos. El objetivo es llegar a un 12 o 14 por ciento en lo local.

–¿Ustedes también con el efecto arrastre?
–Lo nuestros es similar a lo del PJ, no a lo de Alberto Rodríguez Saá, tenemos un crecimiento nacional importante. Eso es bueno: tener una referencia nacional importante que polarice.

–¿Qué tienen para ofrecer más allá del efecto arrastre?
–Tenemos para ofrecer la posibilidad de gobernar. Y una experiencia en la producción que me animo a discutirle al más pintado. A veces no se lo asimila al socialismo este tema. Tenemos equipos de salud, educación, obras públicas. No se valora nuestra capacidad y nuestra formación.

–No habló aún de las viviendas, como ya hicieron todos.

–Yo creo que hoy este tema es como el de la seguridad en la campaña de 2007. Está en la epidermis de la gente y vamos a ver quién dice más cosas. Hay varias dificultades en este tema: uno es la inflación, que deteriora el poder adquisitivo de la gente y hace que el valor del metro cuadrado para construir se eleve. Y por otro lado no tenemos banco para financiamiento y el Plan Federal de Viviendas fue a otros usos. El PD habla del caso de San Luis, pero ahí hay una relación presupuestaria distinta y tampoco los mecanismos internacionales son tan fáciles. En este tema parece que todo es una cañita voladora. El punto está en articular una política provincial y nacional y que un porcentaje de la recaudación vaya a viviendas y, dentro de eso, hay que tener un plan. Nosotros no vamos a salir a mentirle a la gente.

–¿Con qué problemas cree que se encontrará en 2012?

–Lo más preocupante que nos vamos a encontrar es el tema energético, porque no se han hecho inversiones. Y también vamos a tener un problema con el presupuesto, producto de la actual gestión.

Comentarios