Deportes
Viernes 17 de Julio de 2015

Los secretos de una ciudad multicultural

Toronto se preparó para recibir a los más de diez mil atletas, entrenadores y representantes de las distintas delegaciones que participan de los Juegos Panamericanos.

La ciudad de Toronto, con una apuesta a su multiculturalismo, se preparó para recibir a los más de 10.000 atletas, entrenadores y representantes de las distintas delegaciones que participan de los XVII Juegos Panamericanos que se realizarán hasta el 26 de julio.
La capital de la provincia de Ontario es la ciudad más poblada de Canadá, con una población estimada en 2.771.770 habitantes, según los resultados de la encuesta nacional de hogares realizada en julio de 2013. 
Cuando se habla del multiculturalismo de Canadá, no es una mera formalidad: según el recuento realizado hace dos años, el 51 por ciento de la población la ciudad nació en otro país y uno de cada tres habitantes llegó a la ciudad en los últimos diez años. 
De acuerdo con esas cifras, los extranjeros que se instalan en Toronto terminan por quedarse a vivir en el país y pedir la ciudadanía canadiense: apenas el 14 catorce por ciento de los habitantes no cuenta con el pasaporte nacional.
Las cifras de la encuesta nacional de hogares indican, además, que uno de cada seis inmigrantes que llegaron a Canadá en los últimos cinco años optaron por instalarse en la ciudad de Toronto, para redondear un total de 216.520 nuevos extranjeros entre 2006 y 2011.
En la encuesta nacional de hogares, el 51 por ciento declaró al inglés como su idioma nativo. El francés, la otra lengua oficial de Canadá, fue declarada como lengua principal por apenas el 1 por ciento de los habitantes de Toronto. 
El gran número de inmigrantes se vio reflejado también en esta categoría: el 28 por ciento reconoció que no habla ni francés ni inglés.
Cuando se conocieron los resultados las autoridades manifestaron su preocupación por la tendencia al envejecimiento que muestra la ciudad: de 2011 a 2013, el porcentaje de la población mayor de 65 años pasó de 14 a 14,5 por ciento. 
Pero las crecientes cifras de inmigrantes que llegan a instalarse al país (el porcentaje pasó de 48 por ciento en 2011 a 51 por ciento en 2013) y el creciente margen de jóvenes de 15 a 24 años (se elevó de 12,4 en 2011 a 12,8 en 2013) los hacía confiar en que la tendencia podría ser revertida en poco tiempo.

Comentarios