Mundo
Jueves 24 de Marzo de 2016

Madre sustituta le niega su hija a una pareja gay

Una tailandesa alquiló su vientre, pero pidió la custodia de su beba cuando se enteró de que la pareja que la contrató es de homosexuales.

Una pareja homosexual extranjera inició una batalla legal en Tailandia por la custodia de una niña nacida de una madre sustituta, que decidió que quería quedarse al bebé cuando supo que los padres eran gays.
  El caso se ve complicado por el hecho de que la ley tailandesa no reconoce los matrimonios entre personas del mismo sexo y por una nueva ley que entró en vigor tras el nacimiento de Carmen, que ilegaliza la práctica comercial de las madres subrogadas.
  La pareja -el estadounidense Gordon Lake y el español Manuel Santos, ambos de 41 años- se ha quedado varada en Tailandia desde que comenzó su batalla legal tras el nacimiento de Carmen, en enero de 2015.
  “Es el día que estábamos esperando desde hace mucho, mucho tiempo. Hoy es uno de los días más importantes de nuestras vidas”, dijo Lake ante el Tribunal Juvenil y de Familia de Bangkok. “El tribunal debería darnos la custodia de Carmen porque es lo correcto”.
  Lake es el padre biológico de la pequeña Carmen, mientras que el óvulo procedía de una donante anónima, no de la mujer tailandesa que gestó el bebé, Patidta Kusolsang.

Cambió de idea. Cuando nació Carmen, Patidta entregó el bebé a Lake y Santos, que se fueron del hospital con la pequeña. Pero dicen que después la mujer cambió de opinión y se negó a firmar los documentos que permiten a Carmen obtener un pasaporte para salir de Tailandia.

Una familia corriente. A Lake y Santos les dijeron que ella pensaba que “eran una familia corriente, y le preocupaba la crianza de Carmen”, según un mensaje que escribió Lake en un sitio web para recaudar fondos, que ha conseguido 36 mil dólares para ayudar a cubrir los costos del juicio y de su vida en Tailandia.
  Por su parte, el abogado de Patidta declinó ayer hablar con la prensa en el tribunal. Está previsto que los testimonios de ambas partes terminen el 31 de marzo.
  Lake dijo desconocer por qué la madre subrogante dijo que no sabía que él era homosexual. El afirma que lo dejó claro desde el principio con su agencia de subrogación, llamada New Life, y que tiene delegaciones en varios países.
  Las oficinas de New Life en Bangkok han cerrado desde la ilegalización de la práctica en el país en julio de 2015, después de varios escándalos. Hubo un período de gracia para los padres con bebés ya en gestación, y Lake dijo esperar que el juez empatizara con ellos.
  “Siempre se supo que era un acuerdo de subrogación. Somos los padres previstos. Somos la gente que quería tener un hijo”, dijo el estadounidense, nacido en New Jersey. “Sólo queremos irnos a casa y queremos ser una familia. Una familia normal y aburrida”.
  En tanto, el abogado de la pareja, Rachapol Sirikulchit, dijo confiar en que puedan conseguir la custodia y llevarse a la beba con ellos a España, donde residen.
  “La bebé Carmen tiene derecho a estar con su padre biológico, que la mantiene económicamente y la ha atendido desde que nació”, afirmó Rachapol. “La prioridad es considerar los beneficios para los niños, y que tienen el derecho a vivir con su padre biológico”.

Comentarios