Más noticias
Miércoles 02 de Noviembre de 2011

Malísimo para el fútbol

Por Javier Polvani

Durante los cuatros próximos años tendrá la posibilidad de demostrar su calidad como gobernador de la provincia, pero para que dejara en claro que como jugador de fútbol se hubiese muerto de hambre bastó con un rato de tiempo. El mandatario electo Francisco Paco Pérez es lo que en la casa de los abuelos se denomina un patadura, como quedó esclarecido en la tarde del martes en el complejo Tierras del Plata de Luján.

En ese lugar, con mucho verde, pileta y una canchita de fútbol, el gobernador que viene no pudo hacer un solo gol, ni pateando con el arco liberado por sus acólitos que preferían comerse el tanto si con eso alegraban un poco a su jefe político. No hubo partido, sólo unos tiros al arco entre Paco, su vice, Carlos Ciurca, y los intendentes del PJ electos el 23 de octubre.

Todos querían el gol de Pérez, pero éste no pudo trasladar el éxito que lo acompañó en su carrera política a la verde gramilla de chepica natural. Pateó y pateó contra un arco, que hasta estuvo sin guardameta en alguna ocasión, pero no hubo caso. Nunca la pelota tocó la red.

Ni siquiera pudo meterla en un desafío mano a mano de arco a arco a dos toques con el cronista que cuenta esta historia, a pesar del arruinado estado físico de éste por los casi 40 años, la prominente panza y los 20 puchos diarios que lleva a cuesta. Fue cero a cero gracias a que el fotógrafo de la campaña del candidato evitó de forma grosera la caída de la valla del futuro gobernador.

Comentarios