Más noticias
Miércoles 23 de Noviembre de 2011

Mandaron a la cárcel a una afgana por ser víctima de una violación

La mujer quedó embarazada a consecuencia del ataque y su hija tiene hoy dos años.  El agresor fue el marido de su prima y sólo puede eludir la prisión si se casa con él. Video: la víctima cuenta su drama.

Gulnaz tenía 19 años cuando fue violada. En Afganistán la víctima y no el verdugo es quien paga por el delito; por ello, esta mujer fue condenada a 12 años de cárcel.

Otras mujeres en el país han sido violadas y han acabado entre rejas. Lo que sí que es singular es que Gulnaz haya aceptado hablar ante una cámara de televisión y explicar su drama.

La cadena estadounidense CNN difundió las imágenes: "Tenía una ropa mugrienta que usa para el trabajo, en la construcción", recuerda Gulnaz en el video.

"Cuando mi madre salió, él entró en mi casa y cerró las puertas y las ventanas. Yo empecé a gritar pero me hizo callar tapándome la boca con sus manos", añade. Como consecuencia del ataque, se quedó embarazada y ahora tiene una niña de dos años. El agresor fue el marido de su prima. Ahora Gulnaz podría librarse de la cárcel si aceptara casarse con el violador.

 

No se reconoce la violación como delito
El Código Penal afgano no reconoce la violación como un delito. En cambio, sí que considera que lo es el adulterio. Así lo establece los artículos 426 y 428. Las relaciones sexuales entre un hombre y una mujer fuera del matrimonio están castigadas con penas de cárcel largas, que pueden ir cinco años como mínimo a más de quince. Eso hace que a menudo sea difícil distinguir entre adulterio y violación, más aún en un país donde la palabra del hombre tiene más peso que la de la mujer y los tribunales son totalmente corruptos.

La obtención de pruebas forenses es casi imposible en Afganistán y, además, la palabra del hombre tiene más peso que la de la mujer

El resultado es que en la mayoría de casos, si la mujer es violada, se calla. No lo denuncia. Y si lo hace, es ella y no él quien resulta castigada.

Fuente: El Mundo.es

Comentarios