Zona sur
Lunes 21 de Diciembre de 2015

Marcolini: "El municipio de Alvear está literalmente fundido"

La gestión de Juan Carlos De Paolo dejó deudas de luz, agua y telefonía celular, más 3 millones de pesos a la ART, por lo que los empleados están sin cobertura.

“Es una comuna que está financieramente equilibrada” fue el antes, mientras que el después “es un municipio literalmente fundido”. Las dos caras de una misma moneda, el municipio alvearense, en las versiones del intendente Juan Carlos De Paolo cuando concluía el mandato el 10 de diciembre, y el actual jefe comunal, Walther Marcolini.    
El desfasaje financiero que encontró la nueva gestión supera los 13 millones de pesos y podría incrementarse un 30% más una vez que blanqueen a dónde fue el dinero de las retenciones por bono de sueldo que les hacían a los empleados cuando solicitaban un crédito personal. En ese ítem están incluidos los descuentos a los conejales como aportes partidarios. “Me retenían la plata pero al partido no llegaba nunca”, dijo por lo bajo un edil radical.
Pero el panorama se ennegrece aún más. Además de tener abultadas deudas por los servicios de telefonía celular, energía eléctrica, proveedores y haber dejado de pagar el canon de riego destinado al arbolado público hacia fines de junio, la Superintendencia de Riesgos del Trabajo suspendió la ART que tenía contratada la comuna por falta de pago y desde el jueves pasado los trabajadores no cuentan con cobertura en caso de accidentes.   
Cuando la entrevista estaba pensada para ampliar los conceptos sobre los principales ejes de la gestión, la pregunta inicial le dio un giro inesperado a la historia ¿En qué estado se encuentra el municipio?
A partir de ese instante, Marcolini fue lapidario. “El municipio está literalmente fundido, todas estas horas de gobierno han sido tratar de ordenar una tremenda situación fiscal y financiera que nos dejó el gobierno anterior y que no lo hizo público”, arrancó la charla.  
Tranquilo, con el tono apacible que lo caracteriza, el intendente Marcolini pasó lista de las principales deudas que heredaron del gobierno justicialista. “Hay un problema de deuda con proveedores del orden de los 6 millones de pesos, con la ART se debe un monto cercano a los 3 millones de pesos, con la cooperativa eléctrica son $2.100.000, de telefonía celular alrededor de 1 millón de pesos, con el Departamento General de Irrigación es superior a $1.100.000, que renegociamos esta semana y logramos que nos vuelvan a largar el agua para riego. Realmente la situación es muy grave”, detalló. 
Ante el rojo en las cuentas municipales, el intendente alvearense tomó la decisión de declarar la emergencia económica, financiera y administrativa y por estas horas enviará el proyecto al Concejo Deliberante para que lo traten los ediles
Además de los problemas de caja que para Marcolini, son producto de una “clara mala administración”, aseguró que van a reacomodar la planta de personal y a partir del 1 de enero de 2016 no van a renovar el 70% de los contratos (120 aproximadamente), y de aquellos empleados que se jubilarán a lo largo del año, unos 70 empleados, “solo vamos a cubrir la mitad”.
En la semana que se fue, también separó del cargo a “personajes que no podían estar”, afirmó. Según trascendió, uno de los que no prestará más servicios a la comuna es el boxeador Nelson “Chatrán” Domínguez.
“Había un desfasaje significativo y había gente que no hacía nada”, remató.
Para cerrar con un mensaje que está acorde con las festividades de fin de año, el cacique sureño le pidió a la población que “tengan esperanzas porque se puede transformar a Alvear pero todos tenemos que poner el hombro. Encaramos una gestión transparente y la ética tiene que cruzar a la función pública”, finalizó.
El dato
El intendente anunciaría este lunes la puesta en marcha de un autoseguro para reemplazar a la ART que se cayó por la abultada deuda que mantenía el municipio. La intención del intendente Walther Marcolini es que sea la misma comuna la que preste la cobertura por accidentes con la idea de bajar los costos y mantener un control más estricto sobre el personal para evitar las avivadas.    

Comentarios