Domingo 03 de Julio de 2016

Martina, la beba alvearense con una extraña enfermedad, recibió el alta y regresó a la casa

Martina Cabrera estuvo más de dos meses internada en el hospital Notti. Padeció el ataque de una bacteria “carnívora”. Ahora deben reponer el tejido dañado con cirugías reconstructivas.

Después de permanecer más de dos meses aislada y en terapia intensiva en el hospital Humberto Notti en Mendoza, Martina volvió a sentir lo que es estar fuera de una habitación y además ella y sus padres están de regresó en General Alvear.
La pequeña de un año y siete meses pudo sobreponerse a una enfermedad que es tan extraña como grave, la fascitis necrotizante o necrosante, causada por una bacteria que se la describe con una sola palabra “carnívora”, porque se “come” o mata las células de distintas partes del cuerpo. Puede destruir la grasa, la piel y el tejido que cubre los músculos.
“Han sido días muy largos y difíciles pero le dieron el alta transitoria y está en la casa. Lograron combatir y eliminar la bacteria”, contó José  Giuffrida, abuelo de Martina. 
Desde que Martina ingresó al hospital Notti en abril y le diagnosticaron la rara enfermedad, además de suministrarles poderosos antibióticos, la hacían transfusiones cada 8 horas para reforzar el nivel de plaquetas y como parte del proceso, la sometieron a nueve cirugías para retirar el tejido muerto.
Lo de la niña era el primer caso en muchos años de un paciente que trataron con esa bacteria y sobre todo, contagiada fuera de las paredes de un hospital.
“Después de todo lo que tuvo que pasar, es volver a vivir y aunque está bien, viene otra etapa que también tiene su complejidad”, agregó el abuelo.
A partir de ahora comienza el post tratamiento e incluye que Martina vuelva al quirófano para que le practiquen cirugías plásticas reconstructivas. Hay que reponer la piel dañada por la bacteria carnívora.
En todo esto ha sido muy grande y destacable el apoyo de la gente de Alvear y también en Mendoza mientras duró la internación, muchos que ni conocíamos. Fue sorprendente”, concluyó José.
 

Comentarios