Deportes
Jueves 02 de Julio de 2015

Martino y Sampaoli, de Newell's a la final

Sus orígenes de los técnicos de Argentina y Chile fueron en la Lepra rosarina, y actualmente se encuentran frente a frente, por disputar la final de la Copa América.

Gerardo Martino y Jorge Sampaoli tienen un pasado que los une y un presente que los separa, en ambos casos por vertientes futbolísticas, ya que sus orígenes datan de Newell's Old Boys y sus presentes los encuentran disputando la final de la Copa América con los seleccionados de Argentina y Chile, pero más allá de eso existe un hilo conductor que guió sus carreras de entrenadores hasta este momento: Marcelo Bielsa.
Rosarino de 52 años Martino, casildense de 55 Sampaoli, los dos empezaron a jugar al fútbol en las inferiores de Newell's soñando con un futuro de jugadores exitosos que solamente el Tata pudo cumplir.
Sin embargo, durante aquellas épocas sus caminos se cruzaron con los del hoy entrenador del Olimpyque de Marsella y, como suelen decir quienes alguna vez conocieron al 'Loco', a ellos también les dejó "una marca para siempre".
Bielsa fue entrenador de Martino, pero no de Sampaoli, porque su trayectoria futbolística se limitó a jugar apenas hasta los 20 años en Alumni, de la Liga Casildense, cuando una fractura de tibia y peroné lo alejó para siempre del interior de los campos de juego.
Lo del actual técnico del seleccionado argentino es vastamente conocido, empezando por Newell's, siguiendo por el Tenerife, de España y terminando en Lanús.
Después, como entrenadores, los dos se hicieron desde abajo. "Desde mis primeros pasos en Almirante Brown de Arrecifes, hasta hoy, obviamente que siempre intenté evolucionar y las cosas me fueron bien, pero hay algo que está en mi y aprendí también de Marcelo: no me dediqué a esto para miserear", confesó el "Tata".
"Al fútbol lo entiendo de la misma manera que Bielsa y trato que mis equipos jueguen como lo hacen los suyos. De hecho, él dejó una huella en el seleccionado chileno que yo ahora trato de seguir", puntualizó Sampaoli, o "el hombrecito", como le dicen desde que condujo exitosamente a la Universidad de Chile a ganar una Copa Sudamericana.
Si bien la columna vertebral de sus pensamientos futbolísticos se yergue sobre propuestas netamente ofensivas, cuando de estilos se trata, las características difieren más en las formas que en lo conceptual.
Martino atiende a la posesión de la pelota y la presión alta como banderas, y a partir de allí generar el juego que favorezca el libre albedrío de los tres atacantes que siempre contienen sus equipos, algo que en el caso del seleccionado argentino incluye al mejor jugador del mundo: Lionel Messi.
En cambio Sampaoli es más directo, partidario de un juego vertical, más parecido al "estilo Bielsa", que no renuncia al ataque ni aún bajo las peores circunstancias.
En sus convicciones ambos se aferran a cánones irrenunciables y si van a morir, lo hacen siempre "con las botas puestas". Por eso se ganaron también cuestionamientos circunstanciales.
Si algo es seguro, es que nunca dejarán de ir al frente, lo que preanuncia que el sábado próximo podría verse una de las finales de Copa América más apasionantes de las últimas décadas.
 

Comentarios