Mundo
Lunes 01 de Febrero de 2016

Más de 10 mil chicos refugiados desaparecieron al llegar a Europa

Crisis humanitaria. El estremecedor dato lo dio a conocer Europol, que admitió que redes mafiosas podrían explotar laboral o sexualmente a miles de niños refugiados.

Más de 10.000 niños refugiados que viajaron solos a Europa desaparecieron sin dejar rastro en los últimos dos años, informó la Oficina Europea de Policía (Europol) en La Haya. La cifra podría ser mucho mayor, admitió esa autoridad europea, que deslizó que esos miles de niños podrían haber sido víctimas de traficantes y mafias diversas.

"Esto no quiere decir que a todos ellos les haya pasado algo. Algunos de esos niños podrían estar viviendo ya con parientes. Lo que sí significa, sin embargo, es que estos niños corren al menos un riesgo potencial", advirtió un portavoz de Europol. Pero a la vez el portavoz admitió que la cifra de 10.000 niños es un "cálculo conservador".

Tan solo en Italia están desaparecidos 5.000 niños refugiados, según datos de las autoridades italianas, y en Suecia, hay otros 1.000 casos, indicó el portavoz de Europol, que no pudo mencionar cifras de otros países. "Estos niños pueden ser víctimas de abusos, y hemos pedido a nuestros colegas en Europa que sean conscientes de que esto podría pasar".

Europol confirmó a la agencia francesa de noticias AFP estos datos, revelados en Internet por el diario británico The Guardian. Se trata de niños que se registraron en Europa, tras lo cual se perdió su rastro. Alrededor de la mitad desapareció en Italia. "Es razonable pensar que se trata de más de 10.000 niños", explicó Brian Donald, un alto funcionario de Europol. Alertó que existe una sofisticada "infraestructura crminal "pan-europea que ha estado detrás de los refugiados. Igual matizó: "Pero no a todos se los explotaría con fines criminales. Algunos de ellos pueden haber sido entregados a familiares. Simplemente no sabemos dónde están, qué están haciendo o con quién están", remarcó Donald. El panorama es ciertamente inquietante. Sobrevuela el fantasma de bandas de contrabandistas de personas que se quedan con niños y no se sabe qué hacen con ellos.

Mafias muy activas. En este mismo sentido, un portavoz europeo confirmó las afirmaciones de Brian Donald, de Europol, quien admitió al diario británico que existen pruebas de que algunos de los niños que viajaban solos fueron víctimas de abusos sexuales.

Detenidos en Hungría. Tanto en Alemania como en Hungría ha sido detenido "un gran número" de criminales que explotaban a refugiados, señaló el portavoz. Ha surgido una infraestructura criminal que busca a sus víctimas entre los refugiados, explicó. Por ejemplo, al puerto sueco de Trelleborg llegaron 1.000 niños no acompañados que luego desaparecieron. Las autoridades no saben dónde están esos mil niños. Según estimaciones de Europol, había probablemente unos 270.000 niños entre el más de un millón de refugiados que llegaron a Europa el año pasado.Alemania afirma que sólo a su territorio llegó 1,1 millón de refugiados durante 2015, de manera que tampoco las cifras globales son claras.

Europol tiene informaciones que indican que aquellos criminales que primero se aprovecharon de los refugiados como traficantes de personas ahora también intentan venderlos como esclavos o explotarlos sexualmente.

Ante este grave cuadro, la opinión pública debe entender, continuó el portavoz de Europol, que los niños desaparecidos "no han sido escondidos en algún bosque", sino que viven "delante de nuestros ojos", en las ciudades europeas. Por ello la gente debería estar muy atenta, para que eventualmente pueda descubrir a niños explotados en las calles.

Sigue el exilio. Mientras se conoce este drama dentro del drama mayor de los exiliados, en Siria nada detiene la fuga desesperada de la guerra. Unas 1.600 personas huyeron en tan sólo dos días desde el noroeste de Siria hacia la provincia turca de Hatay, informó la autoridad turca de Protección de Catástrofes (Afad).

La mayor parte de los refugiados proceden de zonas habitadas por la minoría turcomana, explicó Adaf. Han sido repartidos en campos de refugiados de las provincias de Hatay, Sanliurfa y Gaziantep.

Hatay tiene frontera con la provincia siria de Latakia, núcleo duro de los alawitas, la rama shiíta a la que pertenece el presidente sirio Bashar Assad. En las últimas semanas, Rusia apoyó al régimen sirio con bombardeos aéreos para expulsar a los rebeldes de la región.

Los turcomanos son descendientes de grupos de etnia turca. Viven en Siria, sobre todo en las provincias de Alepo y Latakia y en Damasco y sus inmediaciones. En la actual guerra civil están luchando junto con distintos grupos rebeldes contra Assad. Turquía se considera el protector de dicha minoría.

Comentarios