Deportes
Jueves 09 de Febrero de 2017

Más casos insólitos de equipos con camiseta de otro

Pasó en Mundiales y Copa América. Por distintas circunstancias clubes y seleccionados han tenido que jugar con indumentarias que no les pertenecían. En 1978 Francia venció a Hungría vestido de Kimberley


Lucio A. Ortiz
ortiz.lucio@diariouno.net.ar

Hay cientos de historias de clubes de fútbol que han salido a la cancha con colores que están muy lejanos a su tradición. No por una cuestión comercial, como se estila en los últimos tiempos, en donde los clubes usan distintos modelos de camisetas y colores de acuerdo con la competencia, para agrandar el marketing de la marca auspiciante. Y sí, por un hecho casual que, por razones de tiempo, lejanía o falta de previsión no permitió utilizar los colores tradicionales.

Le pasó a Atlético Tucumán en su paso por Quito hace unos días cuando debió recurrir a la utilería se la selección de la AFA sub 20, para salir a la cancha en el estadio Atahualpa y ganarle a El Nacional por 1-0.

El 26 de junio de 1963 en su primera participación Boca Juniors debía enfrentar a Universidad de Chile por la Copa Libertades, por el Grupo 3 en donde también estaba Olimpia de Paraguay. Como el color de la camiseta de los chilenos era azul, Boca debió usar una alternativa. El utilero sacó un juego de camisetas del Milan, de Italia (a rayas rojas y negras)y esa se usó en el primer tiempo. Fue porque un año antes el club argentino había transferido al peruano Víctor Benítez a Milan. Los italianos como parte de pago jugaron unos amistosos en La Bombonera y obsequiaron un juego de camisetas.
En la segunda parte Boca se puso unas amarillas y ganó Boca 1-0.

En el Sudamericano o Copa América de 1937 jugado en Buenos Aires, Brasil en dos ocasiones debió cambiar sus camisetas blancas (tuvo ese modelo hasta que perdió la final de la Copa del Mundo en 1950). El torneo se jugó desde el 27 de diciembre de 1936 al 1 de febrero de 1937. En el partido inaugural en la cancha de San Lorenzo, se enfrentaron Brasil y Perú. El árbitro tras un sorteo en los vestuarios mandó a los brasileños a cambiarse las camisetas. Los organizadores tenían preparado un juego de Independiente de Avellaneda. Brasil jugó de rojo y ganó 3-2.

Después, el 3 de enero de 1937, en la cancha de Boca los brasileños jugaron contra Chile y ambos tenían camisetas blancas. Otra vez el sorteo decidió que Brasil cambiara. Y salió con la camiseta de Boca para superar a los chilenos 6-4.

Cuando los partidos se transmitían por TV en blanco y negro (para algunos países en color) los equipos debían jugar con colores claros y oscuros, para diferenciarse. En el Mundial de Argentina 1978, el 10 de junio en el estadio de Mar de Plata se medían Francia y Hungría, por el mismo grupo A, de Argentina e Italia.

Desde la FIFA consideraban que el rojo de Hungría y el azul de Francia se verían muy parecidos para la TV sin colores. Y hubo un comunicado a ambos seleccionados para que utilizaran la alternativa.
Ante más de 23 mil espectadores, las dos escuadras relucientes, de blanco se encontraron en el medio del campo. Ambos lucían el uniforme 'visitante' que, por casualidad era blanco. El árbitro brasileño, Arnaldo Coelho se reunió con los capitanes y Francia debió cambiar.

Un dirigente del club marplatense Kimberley, ofreció sus camisetas como solución y Francia usó las rayas verdes y blancas. Los pantalones y las medias fueron las originales y como las camisetas sólo iban del 2 al 16, Rocheteau y Rouyer jugaron con el 7 y el 11, mientras sus pantalonetas tenían los números 18 y 20.

El 4 de noviembre de 1998 fue el día de la revancha de cuartos de final entre Olimpia de Paraguay y Vélez Sarsfield, En la ida venció el equipo argentino 2-1.

Para la vuelta en Asunción (estadio Defensores del Chaco) Olimpia decidió jugar con su casaca original (blanca con una franja negra horizontal) y el conjunto de Buenos Aires debía usar la alternativa azul y con la V blanca. Pero no la llevó. La solución fue usar una de Cerro Porteño (roja y azul a franjas verticales) del clásico rival de Olimpia.

Ganó el local 2 a 1 con dos tantos del juvenil de 17 años Roque Santa Cruz. En la cancha estaba el alemán Karl Heinz Rummenigge, dirigente del Bayern Munich, y no dudó en aconsejar la compra del delantero paraguayo.

En Mendoza tenemos el caso más comentado con Huracán Las Heras en la final anual contra Gimnasia en 1984. El utilero tuvo problemas para llegar al estadio Malvinas Argentinas y el Globito salió vestido con ropa de Andes Talleres y Godoy Cruz, que habían disputado la final de cuarta división como preliminar.

Acá la referencia fue de partidos internacionales pero las anécdotas de camisetas prestadas son innumerables. Con otros colores también se gana.

Comentarios