Más noticias
Domingo 16 de Abril de 2017

Qué es y cómo podemos prevenir el Hantavirus

El Hantavirus forma parte del grupo de enfermedades propias de los animales que pueden ser transmitidas a las personas y causa un serio problema de Salud Pública a nivel mundial, presentando dos formas clínicas que pueden evolucionar desfavorablemente con una alta tasa de letalidad.

Es una enfermedad que La Fiebre Hemorrágica con Síndrome Renal (HFRS) se presenta en varios países del sudeste asiático y Europa, mientras que el Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus (SCPH) es la forma clínica característica del continente americano.

Este mal se transmite por vía inhalatoria, respirando el aire contaminado con secreciones de roedores (orina, saliva, excretas), por el contacto directo con roedores o sus secreciones, o por ingesta de alimentos o agua contaminada.

Se ha detectado también la forma de transmisión interhumana a través de un genotipo especial del virus llamado Andes, aunque esta se da con menor frecuencia.

En Argentina, los transmisores del virus son los roedores silvestres de la familia Muridae que presentan una infección crónica oculta sin síntomas, mientras eliminan al virus a través de la orina, saliva o excretas.

Los diferentes genotipos de virus Hanta que causan el Síndrome Pulmonar Hemorrágico se distribuyen en el Noroeste argentino (Salta, Jujuy y oeste de Formosa), en la zona Central (Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y Ciudad de Buenos Aires), en la Zona Noreste (Misiones, Corrientes y este de Formosa) y el área Suroeste que comprende el oeste de las provincias de Río Negro, Neuquén, Chubut y Santa Cruz).

"La población más expuesta al genotipo de virus Hanta que causa el Síndrome Pulmonar Hemorrágico son aquellos residentes y trabajadores en áreas rurales, turistas que se hospedan en cabañas o que permanecen en refugios naturales donde circulan los roedores.

El período de incubación es de aproximadamente 7 a 45 días", explicó Ana C. Colombini, Jefa del Servicio de Infectologia de la Clínica San Camilo.

Colombini detalló que el SCPH "presenta una etapa inicial de fiebre elevada, malestar general, trastornos gastrointestinales, cuadro similar a una gripe".

La especialista señaló que "en la sangre aparecen disminuidas las plaquetas y los glóbulos blancos se encuentran elevados. Luego se pasa a la segunda fase clínica con manifestaciones cardiopulmonares graves que pueden evolucionar al shock con insuficiencia respiratoria, compromiso del miocardio y muerte en 24-48 horas".

En ese sentido, dijo que "si se supera esta etapa, se pasa a la fase diurética con eliminación de líquidos, desaparición de la fiebre y shock". "Por último ingresamos en la convalecencia que puede durar un par de meses y en este estadio el paciente se recupera o puede presentar diferentes secuelas (alteración de la visión, trastornos auditivos, debilidad muscular, miocarditis crónica y enlentecimiento psíquico).

El diagnóstico de enfermedad se confirma a través de exámenes de sangre", añadió. En cuanto a su tratamiento, la experta aclaró que "no existe una terapia específica, solo de soporte hemodinámico que debe realizarse en la Unidad de Cuidados Intensivos".

"Ante la sospecha de la presencia de enfermedad por Hantavirus, se debe controlar a aquellas personas que estuvieron expuestas al mismo riesgo, detectar roedores peri domiciliarios investigando la especie y la tasa de infección de los mismos", señaló.

Cómo prevenir el Hantavirus:

1) Manteniendo a los roedores alejados de las casas 2) Limpiando con adecuada protección (guantes de goma, barbijo y botas) frecuentemente galpones u otros lugares con presencia de roedores. 3) Ventilando aquellos lugares de riesgo que han estado cerrados por tiempo prolongado. 4) Limpieza de las superficies con agua lavandina diluida al 10%. Dejar actuar y luego ventilar 5) Luego de completar la limpieza, el personal deberá realizar una higiene adecuada de su persona y de los elementos que utilizó para la higiene del lugar. 6) Si se transita por zonas frecuentadas por roedores, se recomienda: - Usar calzado cerrado y pantalones largos. - No acostarse en el suelo - Cortar la maleza en los sectores de recreación (juegos de niños) Mantener cerrados los recipientes de residuos - Se recomienda No molestar y preservar a los predadores de roedores (lechuzas, chimangos, lechuzones). - No convivir en zonas con roedores transmisores del virus Hanta.

Colombini comentó que "La enfermedad por el Virus Hanta requiere de un diagnóstico oportuno en centros de salud que cuenten con Unidades de Cuidados Intensivos" y remarcó que "estas intervenciones han logrado que la letalidad del 60-70% disminuyera al 30-40% en los últimos años".

"En la Argentina es variable dependiendo de la provincia afectada, con un promedio de alrededor del 20% de letalidad. Ante la sospecha de síntomas relacionados y el antecedente de realización de actividades con sospecha de exposición a la orina, saliva y/o excretas de roedores en las últimas 6 semanas, se deberá concurrir inmediatamente a un centro de salud el cual se encargará del manejo del enfermo y de la notificación obligatoria a las autoridades del área Epidemiológica del Ministerio de Salud", concluyó la infectóloga.

Comentarios