Más noticias
Martes 08 de Noviembre de 2011

Mató a una mujer en una pelea vial y atinó a decir: "Me volví loco, supongo"

El hombre de 76 años que mató a tiros a una mujer en agosto de 2010 en España, reconoció que se volvió "loco" después de que la víctima y su marido lo insultaran sin que él hubiera cometido ninguna infracción.

"Me volví loco, supongo", afirmó Ángel O.S., para quien el fiscal solicita 37 años y tres meses de prisión por un delito de homicidio, cuatro homicidios intentados y otro de tenencia ilícita de armas.

El acusado, que permanece en prisión desde los hechos, ocurridos el 20 de agosto de 2010, ha explicado que compró un arma en los años setenta en Sudáfrica, que ese día la llevaba en el coche y con ella disparó a la víctima, María Luisa S.M., y a su marido, Abdou L., al que no alcanzó.

"Me llamaron viejo asqueroso y me dijeron que si no sabía conducir que mejor no lo hiciera", pero "yo no había hecho nada", "nunca he tenido un accidente", ha manifestado Ángel.

El procesado, que solo ha respondido a las preguntas de su defensa, ha señalado que disparó a la mujer, de 55 años, porque cuando la discusión parecía terminar, ella le golpeó en una ventana y en el capó del coche.

Ha destacado que se volvió a disparar al marido de la víctima, sin alcanzarle, pero que no hizo más disparos contra nadie más.

Varios testigos han corroborado su versión, afirmando que solo oyeron hasta tres detonaciones, pero el portero de una vivienda ha relatado que el acusado le disparó hasta en dos ocasiones pero que unas columnas del portal evitaron que fuera alcanzado.
Se cruzó delante del homicida

El marido de la fallecida ha relatado que todo comenzó en la calle de Francisco Villaespesa cuando, al arrancar el acusado su coche en un semáforo en verde, se paró de pronto y él, que iba detrás en su vehículo, le pitó para que avanzara.

Por ello, decidió poner en paralelo el coche con el de Ángel y preguntarle qué le había pasado para parar, a lo que el acusado respondió con insultos, según Abdou.

"Me enfurecí", atravesé mi coche delante del suyo, salí y "escupí" hacia él, ha reconocido el marido de la víctima, quien tenía dos hijos, uno de ellos con él.

Abdou ha confesado que al ver que la situación "se le iba de las manos", cogió a su mujer del brazo para volver a su vehículo pero que ella debió oír "algo más" porque regresó hacia el acusado, quien salió de su coche y la disparó.

"Me ha disparado", fueron las últimas palabras de la mujer poco antes de que, según su marido, cayera al suelo y él se ocultara detrás de unos arbustos al ver que el acusado le encañonaba y después se volvía a "rematar" a la víctima.

La policía detuvo al acusado cerca de la glorieta de Carlos V gracias a la ayuda de dos testigos que siguieron al conductor en sus vehículos y llamaron al 112, según han asegurado.

"Parecía tranquilo y solo comentó que tenía en su casa un gato que no tenía suficiente agua", ha dicho una policía.

En la vista, que continúa el próximo día 17, una forense ha testificado que la mujer tenía dos heridas, una en la zona cardíaca y otra en la mandíbula, y que la segunda era "mortal" porque afectó al cerebro.

A Ángel, que según el fiscal no padece ningún trastorno psiquiátrico, la acusación particular le pide 82 años y medio de prisión al acusarle de asesinato y que pague una indemnización de 450.000 euros.

Fuente: ElMundo.es
 

Comentarios