Deportes
Jueves 04 de Febrero de 2016

"Me siento traicionado por Neymar"

Lo dijo el empresario brasileño Delcir Sonda, propietario de la empresa DIS, que denunció al astro brasileño por las supuestas irregularidades en su traspaso al Barcelona.

El empresario brasileño Delcir Sonda, propietario de la empresa DIS que denunció al astro brasileño Neymar por las supuestas irregularidades en su traspaso al Barcelona, afirmó este jueves sentirse "traicionado" y no haber sido informado nunca de las negociaciones de este fichaje.

"Me siento traicionado moral y económicamente", dijo Sonda en una rueda de prensa en Madrid, dos días después de que Neymar y su padre comparecieran ante un juez en el marco de la investigación por supuesta "estafa" y "corrupción entre particulares".

El empresario es socio fundador del grupo Sonda, propietario de la empresa DIS, que detentaba el 40% de los derechos del jugador en el momento del traspaso al Barcelona en 2013.

El grupo DIS denunció a Neymar y a su padre, al Santos y al FC Barcelona al considerarse perjudicado en este fichaje. 

"Todavía no sabemos cuál fue el monto real de la transacción", denunció José Barral, director general del grupo Sonda, en la misma rueda de prensa, insistiendo en que "tenemos derecho al 40%".

"Delcir sólo empieza a saber de esta transacción por la prensa. Ni Santos, ni Barcelona, ni Neymar le han contactado nunca sobre este asunto y él tiene una participación en un negocio, y se queda sin saber qué ha pasado", explicó Barral.

El Barcelona cifró oficialmente el traspaso de Neymar en 57,1 millones de euros (40 millones para la familia de Neymar y 17,1 para el Santos brasileño), pero la justicia española calcula que fue de al menos 83,3 millones de euros.

DIS, que recibió 6,8 millones de euros de los 17,1 pagados al Santos, se considera doblemente perjudicado. 

Primero, por un acuerdo entre Neymar y el Barça por 40 millones de euros para asegurarse el fichaje del jugador, que según DIS impidió a otros clubes pujar por el delantero, vulnerando el libre mercado y pudiendo constituir un "delito de corrupción entre particulares".

Por otro lado, considera que algunos contratos anexos sirvieron para ocultar el monto real pagado al Santos y, por lo tanto, la parte que le correspondía, lo que supondría un delito de "estafa por simulación contractual".

Comentarios