Primicias
Lunes 21 de Noviembre de 2011

Meg Ryan cumplió 50 años y continúa seduciendo a los EE.UU

Es la mujer ideal que toda suegra habría querido como nuera y hoy su rol está asociado a la producción y no al de intérprete. Ryan saltó a la fama a los 28 años al protagonizar Cuando Harry conoció a Sally, con sus célebres quejidos orgásmicos en un bar neoyorquino ante el personaje de Billy Crystal.

Aquella escena de la actriz, diplomada en periodismo, fue  escrita por Nora Ephron, maestra indiscutida de la comedia  sentimental estadounidense, que en los años siguientes donó a la  actriz los roles más recordados por el público, como Tienes un email y Sintonía de amor, ambos protagonizados junto a Tom Hanks.

Margaret Mary Emily Anne Hyra nació en Fairfield. Su padre  era profesor de matemática y su madre trabajaba en castings  (selección en audiciones), y luego se dedicó a la enseñanza de  inglés. Fue su madre quien promovió sus primeros pasos en la actuación.

A los 18 años trabajó en una publicidad y a partir de  entonces comenzó su carrera en la escena neoyorquina.

A los 20 debutó en el cine con el maestro George Cukor, en Ricos y famosos.

Top Gun: Pasión y Gloria, le permitió el reconocimiento internacional, pero su vuelco decisivo fue con la escena guionada por  Ephron, en la que Meg reconstruye un personaje que la iba a  destinar a ser una de las actrices más populares (fue elegida la  mujer del año en 1994) y una de las estrellas mejor pagas, que  encarnó a un Estados Unidos de buenos sentimientos.

Con el reconocimiento a su ser romántico y de chica ideal es  que Ryan experimentó un deseo opuesto, el de mostrar que también  podía ser una buena intérprete dramática. Un ejemplo fue el bello e ignorado filme En carne viva, de  Jane Campion. El gran público le dio la espalda, aunque no  Hollywood: a fines de la década, la incluía entre las 100  personalidades más poderosas del star system.

Pero luego, el mecanismo de su popularidad se debilitó. Sus apariciones en los últimos años disminuyeron, y la propia  Meg Ryan lo explicó en su momento. "Estuve en el centro de la atención desde que era una niña.  Me di cuenta de que en mi vida había un montón de espacios  vacíos y ahora tengo más tiempo para completarlos. Experimento  un gran sentido de libertad".

Su vida sentimental ha estado marcada por grandes bochornos, pasiones y separaciones. Su primer compañero oficial fue Anthony Edwards, de quien se  enamoró durante el rodaje de Top Gun.

Al año siguiente conoció  a Dennis Quaid en el set de Viaje insólito. Con él contrajo  matrimonio y tuvo un hijo. La relación de la pareja se extendió hasta 2001. La razón  de su ruptura se vinculó al rumor de un amorío de Ryan con el australiano Russell Crowe. Fue el primero de una serie de flirteos que incluyeron a  John Cusack y Matt Dillon.

Los 50 años encuentra a la actriz con una aparente estabilidad emocional y madre de una niña adoptada china. (Ansa - La Tercera)


 

Comentarios