San Rafael
Domingo 28 de Febrero de 2016

Melanie, su familia y el sueño de ser reina nacional

La familia expresó su alegría por la corona conseguida. Todos esperan un triunfo en Mendoza

A la espera de la Fiesta Nacional de la Vendimia que se realizará el 5 de marzo en el anfiteatro Frank Romero Day, la familia de Melanie Carrillo repasó junto a Diario UNO de San Rafael la vida de la flamante reina departamental y su esperanza por conseguir el cetro que desde 1998 se le niega a San Rafael. 
Nacida en un hogar de clase media, hija de Elisabeth y Edgardo, Melanie es una hermosa morocha de 21 años, estudiante del profesorado de primaria y empleada de una empresa agroindustrial. Tiene dos hermanos, Iván (18) y la pequeña Ximena de 9 años que al igual que sus padres la apoyan en este camino hacia el reinado nacional. 
Fue Luciano Solís, un joven que vive en el distrito de Goudge, quien la convenció para que los representara en la fiesta distrital. Es que su abuelo Luis Farina, El Gringo, como conocen, trabajó muchos años en una finca de ese distrito como empleado de la familia Eraso. 
“Hace dos años Luciano hizo el primer intento para que Melanie se presentara pero en esa oportunidad ella se negó”, dijo Eli, así la llaman a la  madre de la reina, que aún conmovida por el logro señaló que “el triunfo fue toda una sorpresa porque había muchas chicas lindas” y “teníamos todo preparado para viajar el domingo a Goudge a un cumpleaños al que nos habían invitado”. 
Obviamente la cita se canceló y a partir de su coronación muchas cosas cambiaron en la vida de Melanie y su familia. Es que la bella joven partió el lunes hacia la ciudad de Mendoza donde atendió a los medios de comunicación y ya convive con el resto de las soberanas departamentales. 
Estudió la primaria en la escuela Corvalán y el secundario en la escuela Ebyma. Excelente cocinera, dijo su mamá, quien aclaró que “es una chica muy solidaria aunque muy brava cuando se enoja”. 
Amante de la comida vegetariana  y de la natación, Melanie se mudó hace un mes y medio con dos de sus mejores amigas, Tamara y Karen, quienes la acompañaron desde el principio en esta única experiencia en su vida. 
La coronación
“Fue una noche especial, única, era la primera vez que Edgardo y yo pisábamos en el anfiteatro Chacho Santa Cruz”,  recordó Eli muy emocionada. 
“Estaba hermosa”, agregó Ximena, su pequeña hermanita que este lunes retomará las clases pero que acompañará a Melanie en el Frank Romero Day. 
Toda la familia colaboró para esa noche especial. El padrino aportó la camioneta para la Vía Blanca, su hermano (fiel confidente) dirigió a la hinchada que con una gran bandera se hizo notar en el anfiteatro. “El resto ayudó en lo que pudo y la contuvo  en todo momento”, agregó la mamá. 
“Fue todo tan emocionante que recién en el último conteo nos dimos cuenta que Melanie había ganado”, mencionó, y añadió que “estallé en lágrimas porque no lo podía creer”.
Fue tanta la emoción que las amigas de Elisabeth la cargaron porque su imagen en llantos fue recogida por las pantallas del Canal 6 que televisó la fiesta. 
En este marco, Eli expresó que “la familia ya estaba contenta cuando Melanie ganó el cetro distrital” y “nosotros queremos que ella sea feliz y ojalá pueda traer la corona nacional a San Rafael”. 
El “te amo” fue la frase que madre e hija se dijeron cuando se abrazaron después del triunfo, “Es que somos una familia muy unida, por eso estallamos todos de alegría”, recordó mientras se les resquebrajaba la voz. 
Festejos
No hubo mucho tiempo para festejar la coronación porque en solo un día Melanie debió partir hacia Mendoza. Sin embargo, una catarata de saludos, mensajes y una anécdota muy particular formaron parte de los festejos íntimos de la familia. 
En ese sentido, Elisabeth señaló que “el lunes cuando fui a un supermercado vecino que nos ayudó económicamente en toda esta movida, los dueños pusieron la Marcha de la Vendimia y todos se acercaron a saludarme  y desearle suerte a Melanie en su próxima presentación”. 
Por Marcelo Schmitt
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios