Economía
Domingo 14 de Febrero de 2016

Mendoza reanudará unas 60 obras que estaban frenadas desde 2015

Se priorizará la terminación de hospitales, centros de salud y los servicios de agua y cloacas.

Luego de un minucioso trabajo de análisis del estado de la obra pública con que se encontró la nueva administración del gobierno de Mendoza, se decidió que con los escasos fondos a los que pueden echar mano le darán prioridad a la terminación de los trabajos que "tienen impacto directo en la gente".
Por eso están primeros en la lista la terminación de los hospitales, los centros de salud, las unidades de diagnóstico intensivo (UDI), 600 casas del IPV (con un avance del 60% como mínimo) y los servicios de agua y cloacas.
Según el análisis efectuado por el Ministerio de Infraestructura, prácticamente el 100% de las obras quedaron paralizadas desde los últimos meses del año pasado, cuando el gobierno de Paco Pérez decía haberse quedado sin fondos para afrontar los pagos a las empresas contratistas, explicó a Diario UNO el subsecretario de Infraestructura, Daniel Chicahuala.
"De las 94 obras que están en carpeta, aproximadamente a 44 las encontramos paralizadas. De las restantes, que son alrededor de 50, hay 30 que tenían el pedido de avanzar al 1% mensual, es decir que prácticamente también estaban frenadas. Y el resto han estado avanzando muy lentamente porque los contratistas decidieron bajar al mínimo el ritmo de obra porque el Estado dejó de cumplir con los pagos", detalló el funcionario.
En este esquema de ahorro forzado al que se han tenido que ajustar, la terminación de la Villa Deportiva, el metrotranvía y otras megaobras se irán terminando al menor ritmo posible, porque si siguen paralizadas el costo finalizará siendo mayor.
Este trabajo de reprogramación de las obras se hizo tomando como base los ingresos disponibles del Estado, explicó Chicahuala.
De acuerdo con los cálculos efectuados para poder llevar a buen ritmo todas las obras empezadas, el Ministerio de Infraestructura debería tener entre $150 y $160 millones mensuales para hacer frente a los pagos a las distintas empresas contratistas. "Pero solamente disponemos de $40 millones. Por eso hemos decidido priorizar las obras que tienen mayor impacto social y entre ellas las que están más próximas a terminarse", explicó el funcionario.
En total calculan que podrán arrancar unas 60 obras con los fondos disponibles actualmente.
"A medida que se vayan terminando algunas, podremos seguir avanzando para agilizar la terminación de otras", añadió.
Quedan fuera de este esquema las que se gestionan con fondos que tienen otros orígenes, ya sea financiamiento internacional o del Gobierno nacional, como es el caso del IPV (una parte, ver página 4), Vialidad provincial, Irrigación y las obras escolares.
Es lo que hay
"Lamentablemente esta situación se da porque se ha dado inicio a obras cuando no había fondos suficientes para respaldarlas. Ahora nos encontramos con el problema de que tenemos obras que hay que terminar porque tenerlas paradas más tiempo siguen generando costos adicionales. Esto ha pasado con muchas. Ahora hay que reprogramar contratos y actualizar costos y todo significa más fondos. Ante este escenario preferimos terminar las que están relacionadas con los servicios esenciales y postergaremos obras como la Villa Deportiva en el Parque, que no es de extrema necesidad", concluyó el funcionario provincial.
Fuente: Diario UNO de Mendoza

Comentarios