Mendoza
Sábado 15 de Abril de 2017

Cornejo no vivirá en la casa donada por Pescarmona

El dueño de IMPSA cedió al Estado una vivienda de grandes dimensiones para que sea habitada por el gobernador. El Poder Ejecutivo la aceptó, pero comunicó que en el futuro podrá ser usada por otros mandatarios.

El Gobierno provincial aceptará quedarse con la casa que el empresario Enrique Pescarmona le donó al Estado para que sea la residencia oficial del gobernador, pero Alfredo Cornejo no vivirá allí.
Así quedó establecido en el decreto 399 que emitió el Poder Ejecutivo y envió a la Legislatura con el fin de que la casa de las Leyes ratifique la donación al Estado y que de buen grado recibirá.
Los legisladores lo tratarán a la vuelta de la Semana Santa y quizás demore algunos días en ratificarse.
El senador radical Juan Carlos Jaliff señaló: "Lo vamos a hablar con el justicialismo, pero no creo que haya inconveniente. Regularmente se aprueban otras donaciones al Estado sin mayor debate".
Desde la oposición, el diputado peronista Jorge Tanús dijo a título personal: "Creo que es hora de que el gobernador de Mendoza tenga una residencia oficial y un avión propio para trasladarse fuera de Mendoza".
Mas tarde o más temprano, la casa donada por el presidente de IMPSA (Industrias Metalúrgicas Pescarmona Sociedad Anónima) será la residencia oficial del gobernador de Mendoza, quien tendrá la opción de vivir o no allí.
El comunicado emitido por el Poder Ejecutivo señala: "El lugar se utilizaría como espacio de reuniones, recepción de eventos especiales y también para recibir y alojar autoridades. En un futuro serviría para que puedan allí vivir los gobernadores que deseen hacerlo".

El inmueble

La vivienda está en calle Francia 809, en La Puntilla, Godoy Cruz. Es una casa de grandes dimensiones con 722 metros cuadrados cubiertos, con cinco habitaciones y amplios espacios.
La propiedad completa sobre la que está enclavada se extiende en una superficie de 4.344 metros cuadrados con parquizado y quincho entre los muy pocos detalles que se ha dejado trascender.
El inmueble está en desuso y seguramente necesitará reparaciones o al menos una lavada de cara.
La donación se anunció ayer, pero se ofreció hace más de un mes.
El empresario Enrique Pescarmona visitó al gobernador Alfredo Cornejo en su despacho del cuarto piso de Casa de Gobierno y le comunicó la decisión que había tomado.
Luego en un comunicado que hizo público Pescarmona afirmó que donaba esa casa porque no concebía que el gobernador de la Provincia no tuviera una residencia oficial a la altura de su investidura.
Aprovechó la ocasión para defender su nombre y honor después de dos años muy malos en los que echó a cientos de trabajadores, perdió el control accionario de IMPSA a manos de sus acreedores y se excedió con una reprochable frase pública sobre las jóvenes que se embarazaban para tener planes sociales, expresión que dio la vuelta en todo el país.
Destacó que él y su empresa siempre pagaron sus impuestos, que las obras que hizo las ganó en buena ley, que honró sus deudas que su propia empresa y que con IMPSA llevó la bandera de Mendoza a más de 40 países a los que exportó tecnología de punta.

Las que hubo pero no fueron

A lo largo de la historia, el Estado mendocino nunca utilizó una residencia oficial para sus gobernadores que casi siempre residieron en sus domicilios familiares.
Las tuvo a mano, puestas a disposición por privados o construidas por el Estado, pero siempre desestimadas.
Es el caso del palacete de los Gargantini, frente a la ex bodega Giol que fue entre 1958 y 1960, destinada como residencia oficial del gobernador Ernesto Ueltschi.
O una hermosa vivienda en el dique Cipolleti, conocida como La Casa de los Gobernadores, construida a mediados del siglo XX como residencia oficial, que nunca fue utilizada y que terminó usando Irrigación, pero hoy está bajo el cuidado y la explotación del Sindicato de Petroleros y Gas Privado.
El otro lugar de residencia que pocos imaginan es el más céntrico de todos: el octavo piso de Casa de Gobierno. Era el piso de residencia del gobernador en caso de que quisiera vivir en el Barrio Cívico. Tenía un departamento con todos los servicios que estuvo hasta hace poco y supo utilizar incluso el gobernador Celso Jaque, en algunas oportunidades.

Comentarios