Mendoza
Viernes 21 de Abril de 2017

El chofer de Turbus declaró que fue encandilado por las luces de autos estacionados en la banquina

Según Francisco Sanhueza los vehículos estaban en contramano con las luces prendidas. Fue en la mayor tragedia de la historia de Mendoza, con 19 muertos.

Francisco Sanhueza, el chofer de Turbus que provocó la tragedia de Horcones, donde murieron 19 personas, fue llevado del penal a la Fiscalía de Homicidios donde declaró cómo fue el accidente en la noche del 18 de febrero pasado desde su punto de vista. Dio un detalle inesperado.

La declaración fue por su propia voluntad frente al fiscal Gustavo Pirrello, su defensor y los querellantes de las víctimas, quienes realizaron preguntas.

Sanhueza sostuvo que el circulaba a una velocidad normal durante todo el trayecto y que una vez en la zona de Horcones, poco antes de la curva de yeso, en la banquina de la mano derecha y en contramano había varios autos estacionados con las luces encendidas que lo encandilaron.

Como consecuencia de esto, el chofer indicó que se encandiló y directamente se tragó la curva y por eso perdió el control del colectivo. Insistió en que hizo lo imposible para maniobrar y controlar el rumbo de la unidad, pero no lo logró.

Además dijo que en ningún momento su compañero se le acercó a hacerle un reclamo por exceso de velocidad. Solo dijo que estaba en su descanso en uno de los asientos.

También destacó que ninguno de los pasajeros le recriminó que fuese demasiado rápido e insistió que iba a una velocidad normal de montaña, que es de 90 kilómetros por hora.

Esta declaración se suma a todo el expediente y será materia de investigación hasta el 2 de mayo, cuando está prevista la audiencia por prisión preventiva para Sanhueza.

La defensa solicitó que el proceso hasta el momento del juicio, Sanhueza sea llevado a Chile, lo que será resuelto en dicha audiencia.

Sufrimiento
Alejandra Fuentes es una de las víctimas de la mayor tragedia vial de Mendoza, ocurrido en la madrugada del 18 de febrero pasado. Había decidido viajar con su marido, quien murió en el lugar, para comprar los útiles escolares de sus hijos.

"Con mucho dolor y con mucha tristeza. Solo pido que se haga justicia, no solo por mi marido, sino por toda la gente que sufrió. Que lo pague, no puede ser que se vaya a su país con todo lo que pasó, que lo cumpla acá", expresó la mujer.

Alejandra recordó que ella iba dormida en el penúltimo asiento, junto con su marido, y en un momento escuchó la voz de un hombre que se quejó de la velocidad a la que iba el chofer. Luego de eso sintió un fuerte golpe, que habría sido el momento del vuelco y quedó inconsciente.

"Cuesta mucho salir adelante, sigo de pie por mis hijos, yo se que no hay nada que calme el dolor, una vida junto a él, es muy difícil todo", dijo y detalló: "Siempre viajábamos con la misma empresa. Habíamos ido de vacaciones en enero los cuatro y decidimos volver a comprarle los útiles para la escuela".

Comentarios