Mendoza
Viernes 04 de Agosto de 2017

El SUTE tildó a Cornejo de populista educativo

Sebastián Henríquez, titular del gremio docente, anunció asambleas y concentración en Casa de Gobierno por el plan para que haya clases el lunes pos elecciones.

"Alfredo Cornejo hace populismo educativo de emergencia. Se ha sacado del debate el tema de la salubridad y de los riesgos que corren los chicos al ir a las escuelas el lunes sin que se realice la debida limpieza y desinfección para que ellos garanticen los días de clases", disparó Sebastián Henríquez, secretario General del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE).

El debate se puso en marcha cuando el Gobierno de Mendoza decidió no suspender las clases del día lunes 14, jornada que se destinaba a la desinfección de los edificios escolares. Para que esto sea posible, se anunció que mil celadores deberán ocuparse de dejar las escuelas en condiciones luego del proceso electoral y percibirán $700 por este trabajo.

Desde el Sindicato se consultará durante martes y miércoles en las escuelas acerca de las medidas de acción que los afiliados deseen llevar adelante, mientras que el jueves se concentrarán en Casa de Gobierno para acercarle al Ejecutivo esta y otras preocupaciones de la comunidad educativa como la reapertura de paritarias.

Cuestión de logística

El hecho de que las escuelas sean los centros de votación no está especificado por ley. Es el artículo 77 del Código Electoral el que estipula que: "Los jueces electorales designarán con más de treinta días de anticipación a la fecha del comicio los lugares donde funcionarán las mesas. Para ubicarlas podrán habilitar dependencias oficiales, locales de entidades de bien público, salas de espectáculos y otras que reúnan las condiciones indispensables".

Por una cuestión de logística, es que se han elegido históricamente los establecimientos escolares para que se desarrollen los comicios. Por sus características y distribución en el territorio nacional son los que mejor cumplen ese rol.

"Es una tradición que ha culminado haciendo uso de los trabajadores de la educación en el mal sentido de la palabra. El Ministerio del Interior, que es quien debería asegurar el buen desempeño de las elecciones, se desliga y los celadores terminan haciendo estas tareas complementarias sin ninguna compensación económica", dijo Henríquez.

Fin de semana de trabajo

El sindicalista aseguró que para los celadores y directivos las tareas comienzan el día sábado. "Nadie va a arreglar las mesas dentro de las aulas o a tapar los vidrios. Eso lo termina haciendo personal de las escuelas. Si bien la Junta Electoral pide que haya solo una persona encargada del edificio para abrir y cerrar, en la práctica eso no se cumple. Es un fin de semana de recargo", dijo.

Según el estatuto de celadores, cuando se le piden tareas complementarias fuera de su horario de trabajo se le debe dar un franco compensatorio. Este es el único incentivo que históricamente reciben los no docentes tras el proceso electoral.

"Las elecciones anteriores dijeron que se iba a devolver dos jornadas pero se hicieron jornadas de 3 horas por lo que se terminó devolviendo sólo un día", indicó Henríquez.

Ante este panorama y la posibilidad de que la situación se repita en octubre, el sindicato buscará establecer una especie de "protocolo" con el Ejecutivo para los procesos electoral ya que, según lo anunciado, solo los celadores que se encarguen de ocupar el último turno serían los que perciban los $700.

"Se juega con la necesidad de los trabajadores, ese dinero representa un 10% del sueldo de un celador. Por eso nosotros hablamos de esclavitud. Además el gobierno no ha contemplado ni movilidad, ni seguridad y ningún otro criterio para estos trabajadores", señaló.