SUTE
Lunes 19 de Junio de 2017

Elecciones en el SUTE: el voto castigo

Un gremio fortalecido es lo que soñaron los maestros que lo forjaron, muy lejos de esta conducción que agotó toda aquella militancia.

Por Mariana Caroglio
La autora es senadora provincial de la UCR

Supimos tener un SUTE fuerte y representativo, el de nuestras madres que asistían a la Federación Mendocina de Box, a asambleas multitudinarias, en las cuales se discutían y votaban democráticamente los pasos a seguir como sindicato, el de la carpa blanca, el de las movilizaciones espontáneas...

Desgraciadamente los desmanejos vividos desde el año 2003 a la actualidad, con conducciones celestes que respondían a los gobiernos justicialistas, fueron minando la confianza de los docentes afiliados que con resignación nos fuimos desafiliando masivamente.

Nos cansamos de un SUTE ideologizado, en el cual los referentes como Maure, Mateluna, Correa y demás instalaron unidades básicas que servían para referenciarse con las movidas políticas de la presidencia del momento, utilizando los fondos de los trabajadores de la educación afiliados en actos de apoyo al gobierno peronista o de escrache al nuevo gobierno electo. Con peleas internas entre ellos, que eran proporcionales a las del peronismo nacional.

Esto agotó a la militancia independiente, que terminó desafiliándose.

Por eso la representatividad es cuestionable. De 55.000 docentes activos, sólo votaron 15.000, de los cuales el 40% son jubilados y un gran porcentaje, no docentes. Las tres listas participantes obtuvieron números similares, ganando la Marrón por escasos 80 votos y esperando la decisión de la Junta Electoral por impugnaciones presentadas.

Los que hemos militado sindicalmente durante años sabemos que es muy difícil que el oficialismo, que maneja la estructura y el presupuesto, pierda las elecciones si no comete los graves errores que cometíó la Celeste .

Es un voto castigo a años de intromisión partidaria en un gremio docente, a años de manejar información en forma sectaria, a años de nombrar miembros sindicales en cuerpos colegiados sin realizar los plenarios de elección correspondiente, a años de copamiento partidario, a años de acuerdos políticos sin respaldo de sus delegados. Y podríamos seguir detallando todas las irregularidades cometidas en pos de proyectos políticos personales de sus dirigentes.

El SUTE tiene historia de luchas que no se pueden manchar por las apetencias mezquinas de quienes nos representaron. El SUTE es un sindicato que nació hace mucho años de la mano de maestros que soñaron con un gremio fortalecido, respetado y comprometido con la educación pública mendocina.