Mendoza
Jueves 14 de Septiembre de 2017

Piden enjuiciar por estafa a abogado de Mendoza emparentado con Menem y a su novia

La investigación sostiene que Luciano Ortego (38) y Luciana López (30) se quedaron con medio millón de pesos que eran para indemnizar a una clienta.

Un abogado de Mendoza, conocido por ser pariente del expresidente Carlos Menem, y su pareja están cerca de ir a juicio acusados de estafar a una clienta al sacarle más de medio millón de pesos provenientes de una indemnización.

Luciano Edgardo Ortego Hernández (38) y Luciana Valeria López Oca (30) están imputados como coautores de defraudación por administración fraudulenta, un delito que prevé hasta 6 años de prisión. El fiscal de Capital Gustavo Fehlmann solicitó la elevación a juicio del expediente.

El hecho ocurrió a mediados de 2014. La víctima, Graciela Sandra Araya (45), había sido contactada por una Aseguradora de Riesgos del Trabajador (ART) que la notificó sobre un seguro de vida que debía cobrar por la muerte del padre de su hija. Se trataba de poco más de 529 mil pesos.

La mujer, que trabajaba en un supermercado de Chacras de Coria, fue aconsejada por una compañera quien le dijo que su cuñado era abogado. De esta forma contactó a Ortego, quien la acompañó hasta Buenos Aires para gestionar la indemnización.

Según la versión de los investigadores, Ortego le aconsejó que no depositara el dinero en su cuenta ya que también lo podría reclamar otra mujer que estaba separada de hecho pero no divorciada del fallecido. Concretamente, el letrado le ofreció hacerlo en el banco de su novia.

El 23 de abril se efectuó el depósito de la suma levemente superior al medio millón de pesos. Ese mismo día, Luciana López extrajo $10 mil de su cuenta. A la jornada siguiente sacó del banco $518 mil en efectivo.

Sin saber lo que ocurría, Araya comenzó a buscar inmuebles para comprar. Cuando se decidió para señar uno se encontró con la sorpresa: su abogado le dijo que el dinero estaba en un plazo fijo y no podía retirarlo del banco. Hacia el 2 de noviembre de 2015, la mujer se encontró con Ortego y le pidió aunque sea 5 mil pesos para festejar la comunión de su hija. El letrado le entregó 2 mil y volvió a insistir con que no podía extraer la plata.

Tres días después, en un edificio judicial, Luciano Ortego protagonizó una pelea con otro abogado. Los uniformados intervinieron y detectaron que tenía un pedido de captura: su clienta lo había denunciado civil y penalmente.

Ninguno de los dos expedientes ha llegado a su fin hasta el momento: en el fuero civil todavía no hay resolución alguna, en tanto que la Justicia penal decidirá en un juicio si condena a los sospechosos. Mientras tanto, Arraya sigue sin su plata.

La versión del acusado

Durante la etapa de instrucción, el abogado decidió declarar en el expediente. Su versión sostiene que fue Araya quien le pidió que depositara la plata en otra cuenta ya que tenía varias deudas en su haber. Como Ortego tenía un problema bancario, le dijo que la única persona de su confianza era su novia.

También manifestó que una vez depositado el monto, se dirigió hasta la casa de su clienta donde le entregó lo correspondiente y cobró 106 mil pesos en concepto de honorarios. Incluso tenía un recibo firmado por Araya, aunque aseguró que no lo encuentra para presentarlo como prueba en la investigación en su contra.

Para el fiscal Fehlmann son varias las pruebas que dan indicios suficientes para sospechar de la pareja. No sólo sería demasiado negligente que con los conocimientos de su profesión hubiera perdido un recibo informal, sino que varios testigos coinciden en la versión de la denunciante.

Conocido

No es la primera vez que el nombre de Ortego figura en los medios. A mediados de 2009 se casó con una de las hijas de Emir Yoma, el excuñado y asesor del expresidente Carlos Menem. La fiesta se realizó en un salón en Guaymallén, donde incluso asistieron Zulema y Zulemita Yoma.

El letrado también es reconocido por participar en importantes torneos de póker tanto a nivel provincial como nacional. De hecho, en mayo del 2013 ganó un torneo en el mismo casino donde trabaja su actual pareja, logrando un premio de más de 25 mil pesos.